April 14, 2010

¿Por qué a mi Señor?

Algunas veces en el TLC Channel, pasan un programa de pequeños empresarios que quieren expandir su negocio, para eso tienen que dar detalles de su empresa, mostrar el producto, (para qué sirve etc) y convencer a uno de tres patrocinadores que estan dispuestos a invertir en el negocio, obviamente recibiendo un porcentaje de las ganancias, pero a todo esto, el auspiciador debe estar completamente convencido que ése negocio va a ser un éxito y esto basicamente por lo que el propietario dice.  Algunos de los concursantes se ven seguros de lo que están ofreciendo, por varias razones, una de las mas importantes es porque 'conocen el producto' y hablan muy convencidos de que no hay manera de perder si deciden inventir en su negocio. Para ellos no hay duda de que su producto revolucionará el mercado según su rama. Un pedazo de brócoli cocinado con la receta mágica del Restaurante, por ejemplo,  el concursante dá a probrar el platillo utilizando todos su encantos para llevarlo a la mesa y ¡Puta! ya convenció a uno de los auspiciadores.

Para esto tuvo que haber una previa preparación, desde las palabras exactas hasta el "body language" y ahí tenemos el resultado, un hombre que al final de la expocisión, tiene un socio, agranda su empresa y un nuevo equipo de trabajo, donde él seguira siendo el líder gracias a su visión. La tarea de seguir remando ya es cosa de él, pero el punto es que en ése momento convenció como cualquier predicador de Fe.

Hace poco fuí a una reunión de venta por catálogo de un producto que jamás mostraron. Creo que no solamente yo me salí adivinando de que se trató el asunto. Enumero lo siguiente:

1.- La presentadora habló de la Empresa a la que representa sin dar ejemplos claros del beneficio recibido por otros, (testimonios, o minimo una foto del "antes y después").

2.- Ofreció un super jugo natural (?) para bajar de peso, sin saber las propiedades de los ingredientes, es más, no sabía ni el nombre de las frutas, afirmó haber bajado 7 tallas de pantalón, todo esto a un grupo de personas que no presisamente necesitan bajar de peso.

3.- Puso un video de 7 minutos que explicaba nada. Para que viéramos si nos atrevíamos a ser parte de la empresa podíamos llegar a ganar medio millón de dólares. Para esto pasó tres revistas una de economía, otra de éxito y otra de peinados (creo) para que por nuestros propios medios entendiéramos de que se trataba. La que yo hojeé tenía un artículo buenísimo sobre el trabajo en equipo, pero cuando se le preguntó por el autor del artículo y sus libros, se quedó en la Luna.

4.- Nunca dió el precio real de lo que vendía, si alguien por educación preguntaba un precio, soltaba la frase "Ahhh esto es económico, super barato" después de tres veces nos rendimos de preguntar cuánto era lo barato. Puff!!

5.- Al mencionar que podíamos ser parte de esta maravillosa empresa donde podíamos ser nuestros "propios jefes", dijo algo que raya en lo ridículo y sin el mayor cuidado. . . "la empresa les otorga una "credit card" como beneficio, sin identificaciones oficiales".  Craso error. No era un tarjeta de crédito (creo que debió decirlo en español) sino una de  tarjeta de débito, que pertenece a la empresa y a la vez a los vendedores arriesgándose estos a poner sus ahorros en esa cuenta de Banco.
 Me sonó a pirámide.

6.- No dejó de masticar chicle; tan hábilmente, que lo escondía debajo de la lengua -supongo-, mientras hablabla. Esto, aparte de robarse nuestra atención pues hacíamos gran esfuerzo por entender, nos dejó mas incómodos. Para que al final, nos dijera que si teníamos dudas que ella podía enviar a una persona que estuviera mejor capacitada que ella. ¡Plop!*

Fueron tres horas posiblemente desperdiciadas, por ser un grupo pequeño creo que ninguno quiso ser maleducado en levantarse para no ser tan obvio. Lo importante de todo es que los del grupo aprendimos que tenemos una pequeña ramita de tolerancia que salió al rescate y no nos dejó mal parados. De que servimos de ratones de laboratorio para la exposición de esta señora no me queda la menor duda. Yo no hayaba el momento que nos metieran al cuarto de Rayos X, al menos podía ver quién tenía rota una costilla o algo por estilo que me despabilara un poco.




*Frase robada del blog de Nancy!

April 11, 2010

Krsna, la fuente del placer.

Krishna, la máxima representación de Dios, o el personaje que representa mejor a la Divinidad según los Vedas. En un criterio más bien de creencia y fe, Krishna se mueve en ese mundo espiritual como algo que se alcanza a travez del conocimiento, es decir, sobre la marcha se van conociendo sus virtudes, sus poderes, su sabiduría y su presencia. Aspirando encontrar ese lugar donde sea Él, el que conduzca la vida de los que le siguen. Si se menciona una de tantas diferencias entre Jesús y Krishna (aunque no hablaré de esto) o la más visible por lo escándoloso quizá (para algunos obviamente) es que él se tomó la libertad de tener muchas esposas, ¡Se cuentan por miles!. En relatos que han sobrevivido a travez de los siglos de como las conquistó, en un lenguaje o maravillosa narración de princesas que esperaban con ansias verlo llegar a robárselas para culminar su sueño. El tálamo.

Rukmini, por su belleza o vayamos a saber por qué, -eso quedará como secreto de alcoba-, es la principal esposa de Krishna, su rapto como sacado de Las Mil y Una Noches, es del último nivel de lo fantástico, se supone que ella estaba por casarse con otro a pesar que había sido ofrecida a Krishna, y en el momento de la celebración cuando los reyes y principes llegaban a ofrecerle la ofrenda que precede a la ceremonia, la encantadora mujer con la mejor arma de destrucción masiva que tenía deja medios muertos de la impresión a todos los principes, que cayeron desmayados al ver su belleza, momento por supuesto que nuestro estimado Krishna (nótese como le agarra cariño uno pues) aprovecha para robársela sin que dé tiempo a reaccionar a todo el convoy de elefantes que ese tiempo servían para la guerra. Bueno lo más interesante de esto es la lección que recibe después Rukmini.

Ella había sido dada en matrimonio por su hermano Rukmi, éste se saltó el divino mandamiento de esperar que su hermana se casara con Krishna, pensando pues que Rukmi tenía otras intenciones (netamente monetarias o ganas de pasarse de listo) decidió entregarla a otro hombre. Por supuesto, se le tenía que dar una lección, muy cuñado de Krishna o lo que fuera pero había que darle sus cachetadas. Recordando que todo funciona de esta manera por la ley del karma o por la ley del efecto secundario (¡semos malos!).

Haciendo más corto el relato:
Krishna fue perseguido por los reyes aquellos que se habían desmayado como Dominó, al ver la belleza de la princesa, pero ahora avivados por el coraje pelearon y perdieron obviamente ante el mas poderoso, aquí viene lo mejor, Rukmi, tenía que pagar el haber desafiado las órdenes. Posiblemente en aquellos tiempos merecía la muerte, pero su jerarquía de cuñado le salvó el pellejo más no la barba porque lo trasquilaron arrancándole tambien los bigotes y el cabello, dejándole (dice Bhaktivendanta) unos pelos por aquí otros por allá. Para vergüenza suya y recuerdo de lo que antes presumía (eso lo digo yo). La princesa que sintió compasión necesitaba palabras sabias que llegaran a dar orden y lucidez a su alma y El Señor Balarama le dijo: "No debes lamentarte de que se haya hecho que tu hermano se vea muy raro. Todo el mundo sufre o disfruta los resultados de sus propias acciones" Bueno, tampoco esta frase es la nueva revelación del mes de Abril, pero no deja de tener vigencia a estas alturas. Continúa El Señor Balarama . . . "Mi querido Krishna, un pariente, a pesar de que merezca ser muerto por haber cometido tal disparate, debe ser excusado, pues cuando tal pariente es consciente de su propia falta, esa conciencia en sí misma es como la muerte; por lo tanto, no hay razón de matarlo"
A ver, pongámonos cómodos. Tan poderoso es el parentesco que nos permite "excusar" las faltas, como la de Rukmi quizá, digo, tratando de ponernos en los zapatos de Krishna, pero. . . ¿Y otras faltas?; dejémosle eso a la conciencia individual, tampoco se trata de tender el lazo y asolear nuestro trapitos, pero, como último 'PERO' ser conscientes de nuestras propias caga...das y arrepentirse es el peor de los auto-castigos, aunque para fortuna de los políticos y mandamases de guerras afeitarse a lo "gillette fusion" viene a ser parte de la disciplina que diariamente se aplican. Pobrecitos hay que tenerles compación.

Más allá de la linda historia, es decir, las enseñanzas y aventuras de Krishna, nunca es tarde para saber que cada cultura tiene su propios proverbios, que los conozcamos o no, son como un mismo hilo de lo universal de aquello que rige lo espiritual en niveles y caminos donde solamente se encuetran los sabios y los maestros.


He dicho!

 Libro:
Krsna, la fuente del placer.
A.C. Bhaktivedanta Swami Prabhupada.