June 24, 2010

Futbol



Este es (sin duda) y con la exactitud de las más ortodoxas matemáticas el tema 1,000-8,001 (mil ochomil uno) que habla de Futbol. ¿Por qué? pues porque me acordé qué Fernando Savater dice en El Contenido de la Felicidad, que no podemos definir la felicidad a cabalidad porque por alguna razón esta no se nos ha mostrado completa sino nada más como le había pasado a Moisés en el Sinaí cuando vió la espalda de Dios su rostro permanece tenazmente oculto, pero la nitidez de su reverso nos basta para impulsarnos a requerirla sin concesiones, solo nos muestra su trasero.

Un 'elocuente' sociólogo dijo: "El Mundial es como un desahogo en estos tiempos violentos".

Yo pregunto: ¿Vieron como vitorea la gente en el estadio? Antes del partido estan felices muuuy felices, o sea, o le acaban de ver el culo a la felicidad o la vieron completita, porque sus caras son de felicidad pura y sin mancha. Sigue teniendo mucha razón el sociólogo, el Futbol -o el Mundial para ser mas especificos- nos vino a dar un respirito, un descanso, algo porque ser felices, que nos importa cuanto gana un jugador, si está mal pagado y exageradamente bien pagado, lo que queremos es un Goooool, bueno, a diferencia de un aficionado que le gritaba a un jugador "Cuauthemoc, quiero un hijo tuuuyo". (¡sopas!).

Entonces, Savater (creo) no tomó en cuenta el Mundial, la reacción de los goles ni todo lo que tiene que ver con las porras y para mas buena leche las "porristas brazileñas", -en lo último me excluyo-. Pero, es la verdad, sentimos la felicidad, la pasión, la fiebre futbolera como dicen los comentaristas, apuntamos los puntos, lo goles, que se yo, todos hablamos de futbol. TODOS.  La Felicidad nos acompaña por un mes completo, porque si derrotan a nuestro equipo simpatizamos con otro y con otro y así hasta que al final o en la final siempre le vamos a uno.

Eduardo Galeano escribió en Futbol de Sol a Sombra:
Rara vez el hincha dice: «hoy juega mi club». Más bien dice: «Hoy jugamos nosotros». Bien sabe este jugador número doce que es él quien sopla los vientos de fervor que empujan la pelota cuando ella se duerme, como bien saben los otros once jugadores que jugar sin hinchada es como bailar sin música.

Leyendo al Kontra me acordé que el Mundial del 86 también fue mi primer mundial, ése día le iba a Alemania, porque había leído un cuento de los alemanes y yo estaba emocionada y asocié el cuento con los jugadores y me enojé porque no ganó. La inocencia de la niñez :o)  y me acuerdo del nombre de muchos jugadores de ese tiempo. Este es mi segundo Mundial fuera de Guatemala aún no caigo en la propaganda que USA es el equipo de todos. Pero si creo que estoy disfrutando el desahogo, que espero las horas para ver los partidos y que aún mi gallo sigue en la lucha, porque eso sí pase lo que pase le voy a Brasil. Por ahora me conformo y espero que la Felicidad siga mostrando la retaguardia.

GOOOOOOOL

4 comments:

el Kontra said...

te mando un abrazote Filis, disculpa el rato que estuve desaparecido pero vos sabes que estamos ahí cenkteishon totalitesihon por el ombligeishon, con doble nelson sister :)

.: arte-sano :. said...

Desde España 82. a tiempos aquellos.
abrazos, que ratos

ixmucane said...

Yo también veo el mundial desde siempre y estuve un tiempo enamoradísmima de Roberto Baggio. Sin embargo, nunca me provocó una felicidad real. Cómo envidio a los verdaderos fans. ;-)

Abrazos y a ti y al Kontra.

la-filistea said...

Kontra:
Uff menos mal que te miro yo pense que ya te habia chupado la bruja, para la proxima aunque sea manda un e-mail te encargo ...
Abrazos!

Arte-sano:
Por las cuentas que acabo de sacar minimos me llevas unos 12 años :).
Saludos

Ixmu:
Lastima que no te conoci antes tengo un cuate que es la copia del Baggio, hasta falla los penales igualito que el. jaja..
Siempre pendientes abrazos!