January 12, 2015

Charlie Hebdo.



Lo poco que he visto sobre esta alharaca infinita sobre Charlie Hebdo me parece una locura. La mayoría aporta una racionalidad extrema. Que si criticas a la revista entonces eres cómplice de los asesinos, si condenas entonces no estás bien informado porque hay una campaña anti-islámica y blablablá.

Lo único que yo he pensado o mejor dicho las únicas preguntas que me he hecho sobre este hecho son...

¿Acaso hemos tomado en cuenta que no todos somos ateos?

¿Hemos tomado en cuenta que no todos somos cristianos?

¿Qué tal si nos ponemos a pensar que no todos somos musulmanes?

¿Y por qué no, acaso todos somos judíos?

¿Qué parte de nuestra escencia como seres humanos nos alimenta la sátira?

¿Es acaso la sátira para todo el mundo?

¿Estamos todos dispuestos a pasar de largo los dibujos satirizados de los emblemas espirituales?

No sé, es todo confuso. Algunos profundizan otros tocan el tema por encimita y otros como yo, solamente vemos los toros desde la barrera haciéndonos preguntas existenciales donde solo giran respuestas inútiles de nuestro ego.


Así es la vida.

January 01, 2015

Good bye Ho Ho Ho - Hello ha ha happy new year everybody pirirí.



Caros míos ¿Qué creen? Se nos fue el mes más lindo del año y se ha quedado un 2015 que no sabemos que nos espera. Yo espero que a ustedes que leen este nunca humilde blog  (¿será que aún tengo lectores?) les vaya muy bien, conozcan gente nueva que haga mejor sus vidas y que les abunde todo lo que ustedes esperan.

Voy a darles una cuantas recomendaciones de como "NO COMENZAR EL AÑO 2015"

1.- Por a Dios y a Jesucristo bendito que murió por nuestros pecados, no vean el desfile de las rosas, si lo hacen seguro pasarán el año más aburrido jamás vivido.

2.- Si se comen las 12 uvas háganlo de un solo, no una por una de lo contrario solo se cumple el primer deseo.

3.- Nada como recibir el año en Dubai mientras se ilumna el Burj Al Arab esa es la clave para comenzar el año forrado de dinero, dónde más sino en la cuna de los jeques arabes. No lo hagan en la plaza de su pueblo. O sea, aspiren a algo más.

4- No chupen, el guaro sala el pisto, sala la salud y sala el amor. Comiencen el año sobrios.

Y finalmente el consejo número cinco.

5- No hagan propósitos de año nuevo a menos que esten dispuestos a pagar el precio. Nunca olviden el consejo de Krishnamurti que decía. . . " a mí por pisto hasta el culo me han visto".


He dicho.


December 26, 2014

Perdóname madre por barrer solo por donde pasa la suegra.


¡Hola amiwis! con la novedad que FaceBook y Twitter no es lo mismo si lo comparo con la hoja sin límite de palabras que nos presta Blogger. Bueno; eso de prestar no es cierto, todo tiene un precio y pagamos como quién no quiere la cosa para escribir por aquí. Así es, la fama virtual y pagana también sale de nuestros bolsillos.

Con la otra novedad que decidí darme un inrinazo temporal de aquellas redes sociales, digo, temporal porque quizá un día se me chifle y regrese triunfante montada en un burrito, eh...no, mejor en un jaguar de cuatro llantas y comiendo un burrito de harina con arroces y frijoles, mientras la banda me tira palmas y flores como está escrito.
Lo que si no es novedad es que a mí me gusta mucho inspirarme y echarle una manita de gato a mi autoestima de vez en cuando, por supueto que me gustan los libros de superación personal, porque aunque estos tienen muy mala fama por no dar la fórmula para éxito sino que se andan por las ramas, pues uno siempre necesita leer, (escuchar, ver) a alguien que le diga "sí se puede".

Es como aquel regaño que usan las mamás "para chupar si tenes amigos pero si les decís que tenés hambre nadie te invita a comer". Y sí quizás tengan razón, para críticas y clubs de odio hasta invitaciones se reciben. Así que hoy vengo en disposición positiva a recomendarles y reseñar uno de mis documentales favoritos, Jiro dreams of Sushi.





Jiro es un hombre de 85 años que tiene el restaurante de sushi más caro del mundo en una estación subterránea del tren de Japón. Jiro es el testimonio viviente de alguien que tiene un sueño y lo hace realidad perfeccionandolo día tras día. Es la historia más poderosa de perfección que jamás haya visto. ¡Jamás!

He leído historias de líderes exageradamente perfeccionistas que buscaban el éxito pero coincidentemente casi todos fueron las mentes más crueles que existieron, era comos si la maldad acarriaba la perfección y el detalle para solidificar sus sueños.

Jiro comparte con las cámaras el ritual del sushi, el orden establecido de sus pensamientos y palabras mientras la música clásica del documental hace danzar las herramientas y las manos de los cocineros. La limpieza del lugar es exagerada al nivel que imagino a los microorganismos de esmoquin y zapatillas de charol. Es ahí donde cualquiera quiere probrar el sushi aunque no le guste, como es mi caso.

Jiro dice, regresaba del trabajo y por la noche mientras dormía la visión del sushi me despertaba y yo esperaba ser el mejor, y por supuesto lo es.

Yo, que no sé nada de sushi pero sí de sueños recuerdo aquella estrofa de la canción Moment of Truth que dice "deep in the night a dream is born, what that you can't ignore" y que después tambien dice... once in your life you make a choice, ready to risk it all". Y no-posí. ¡Sí se puede!

Ese llamado a cumplir los sueños es la cosa más resbalosa del mundo, de cierta forma está metido en la cabeza de uno pero por otro puede ser tan esquivo que pocas veces uno es capaz de darle forma. Vengo de un lugar donde la cultura de "así que se vaya" me formó, junto con aquella de "peor es nada" y así en ese ambiente tan mediocre qué es lo que sale al final de cuentas, pues eso, la mediocridad. Recuerdo cuando de niña mi mamá me ponía a barrer y apenas si pasaba la escoba y la basura que se resistía siempre paraba debajo de la cama o los sillones. Mi mamá salía con esa frase "vos barrés, solo por donde pasa la suegra".

Seguramente como trabajadora de Jiro no la hago, la diferente entre Guatemala y Japón es enorme, esos japoneses son rudos y logran salir adelante de las peores desgraciadas. Mi alma quintomundista aún se resiste a la disciplina para encontrar el éxito. Me agüeva pensar que desperdicio mi vida en nimiedades en una aprobación y diversión pasajera, mientras lo retos o mis espectativas son grandes. O sea, no estoy en nada.

Veo a Jiro con esa cara de juilin demandánsoe tanta perfección, sometido al estrés por cuenta propia, sin desviarse de su meta y siento que la vida no me va a alcanzar para cumplir mis sueños.

Dice Napoleón Hill que se tiene ganado la mitad del camino al éxito mientras se tiene una meta y llevarla a cabo es la otra mitad.


—¿Seré yo acaso maestro Roshi? —

Miren el documental, recomendadísimo. A mí no me gusta el sushi ni voy a ir a pagar 300 dólares por 20 piezas. Pero si algo no puedo negar es que es tremendamente inspirador.

¡He dicho!

September 26, 2013

Una reflexión de Jueves.



El 28 de Agosto, Google nos sorprendió con el Doodle con la celebración por cumplirse 50 años de un discurso maravilloso que dió Martin Luther King Jr.  La primera vez que entendí la profundidad de ese discurso yo estaba en una salón de clases de una biblioteca pública de Brooklyn, New York. Era la única "hispana"entre todos mis compañeros, la mayoría eran de la raza negra, 'afroamericanos', ellos eran como 20 y los otros cinco restantes eran chinos. Recibía el curso de clases para preparnos al examen de GED. La maestra nos puso a leer el discurso de Martin Luther King como comprensión de lectura, lo habíamos escogido por votación unánime porque aparte de todo creíamos que era algo que nos iba a motivar.



Mi maestra empezó la lectura y así cada uno leíamos un párrafo, era realmente emocionante leer de voces 'afroamericanas' ese discurso, al final todos conmovidos aplaudimos a la memoria de ese hombre que cambió la historia de este país. O al menos, ha ayudado a hacer realidad la ley de convivencia. Se ve, por supuesto en las calles como todos convivimos, en los trenes, en los restaurantes en las playas,  y como se extendido de 'negros, latinos, asiáticos, etc'.

Amigos me han contado que hay lugares donde todavía se puede ver el odio racial, jóvenes con bates y cadenas amenazan a los negros que se atreven a correr sus calles, eso muy cerca de donde vivo. No lo he visto, pero he visto como algunos de descendencia italiana escupen cuando ven pasar a un negro en su barrio decorado con banderas de Italia y estatuas de sagrados corazones en los jardines. Me indigna claro, a veces siento que una 'matrioshkita' reaccionaria vive dentro de mí y me empuja a luchar por las injusticias, no lo puedo explicar, pero me he metido en líos por defender causas imposibles (eso da para otro tema, porque me avergüenza decir que por mi culpa un señor perdió su trabajo al pelearme con su jefe porque lo maltrataba, pero en fin, esa es otra historia que un contaré completa).

Sin embargo, el discurso I have a Dream de Martin Luther King, no deja de tener la misma fuerza cada vez que se escucha o se lee, principalmente cuando tu mente ya descifra la connotación de las palabras en inglés y logras entender el significado de algunas frases que a veces tienen una traducción sub-estimada o sobrestimada, al final, creo que peco de apresurada estos discursos tienen la virtud de sobrepasar el idioma.

Cuando yo vi el Doodle, inmediatamente pensé que se trataba de Barack Obama y sus particulares orejas, (no me refiero a la CIA o NSA que también son orejas, sino a las que tiene pegadas en la cabeza) me sorprendió que si se trataba de Martin Luther porque era la cabeza de Obama, aunque los dos son negros, su forma craneal es totalmente distinta, es decir, en Google se equivocaron. Eso, si es que no lo hicieron a proposito.

¿Por qué a propósito? El presidente Obama ya no tiene el mismo recibimiento por el espectador, el ciudadano ya le cae mal hasta escucharlo hablar, si antes era un deleite como orador ahora lo vemos como un hombre cansado y con un lenguaje corporal que niega todo lo que dice, porque simplemente su administración ha caído en error tras error. En su campaña se metió a la bolsa a un montón de gente que quería que sus hijos regresaran de las bases militares y volvieran a casa, era practicamente su sello, con Obama las tropas vuelven a casa. ¡No más guerra!

Poco a poco los terroristas se multiplican y resulta que este país se ve amenazado diariamente por la horda enemiga. Es el país más poderoso, ya lo decía Saramago "en el mundo hay dos grandes potencias Estados Unidos y tu". Es obvio, que siempre van a querer desbancar al imperio. Dios nos guarde de tener la guerra en las propias calles gringas. No es lo mismo ver los cuetes en la televisión que tener que verlos desde la ventana y escuchar los bombazos en la esquina rezando que no sea tu casa con la que choque.

M Luther King, era un hombre 'diferente y similar' a Obama, muy parecido porque él era un guerrero, con el liderazgo de una guerra racista, con un sueño -hasta ese momento simbólico- y con una convicción de YES, WE CAN, y es aquí donde se ve la diferencia, porque esa frase fue usada por Obama para ganar la presidencia, era como ver al Tío Sam señalando con el dedo y diciéndome vamos únete nosotros también podemos votar el estereotipo racista y convertirnos en un país que va a ser respresentado por un negro, "yes we can".

Y así fue, Estados Unidos de América sembró un presidente negro, tirando al trasto el apodo racista y la convivencia se hizo realidad, mientras bajo las cortinas se creaba todo un plan a largo plazo de conspiraciones y males de ojo que donde la única víctima, disculpe usted, es Estados Unidos. Pasó el tiempo y en pleno 2013 Obama ya cansa, ya aburre, es altamente criticado, nadie lo tolera y zass! aparece Google celebrando los 50 años del discurso de Martin Luther K, con la  espalda, el craneo y las orejas de Obama. ¡Pos oigame no hay derecho!

Para eso mejor hubieran puesto esta foto  y no pasarse cagando en uno de los discursos más bellos que han pasado por este corredor gringo que solo le corresponde tener la foto de su autor, el Reverendo Martin Luther King Jr.

¡He dicho!












July 21, 2013

"La Mujer en la Literatura". -Literatas que dan lata-

Recibí una invitación para participar en un colectivo de mujeres en el cual escribiríamos un texto sobre la mujer en la literatura. Estuve varios días en un bloqueo mental y desértico, una cosa de locos. No venía a mi mente un texto que explicara bajo mi punto de vista qué motiva a la mujer a escribir o, en este caso, a ser parte de la literatura.
Tengo una amiga que lee las cartas, prepara pócimas, hace conjuros, levita y muchas veces se hace invisible, así que la visité para que canalizara la energía negativa que me invadía y producir algo positivo y, de paso, llamar a algún espíritu errante con buenas nuevas del más allá.
Esa noche coincidía con Luna llena propicia para el encuentro. Nos sentamos alrededor de la mesa; sobre la mesa un plato con agua, un vaso lleno de sal, dos limones en cruz, dos velas blancas, un lápiz y una libreta. Mi amiga pidió que rociara sal en el agua y lo hice; que insertara las velas en cada uno de los limones y lo hice. Mientras, ella recitaba una oración citando a todos los fantasmas de la literatura. “Si tienes fe”, me dijo, “todo es posible.”
 
Poco a poco, la fe me fue abandonando: tenía tres horas de estar esperando que una señal, un ruido en la puerta, una luz descendente, un pellizco en la nalga, que se apagara una vela, qué se yo, cualquier indicio fantasmagórico sobre el lugar. Nada apareció. Todo fue en vano.
 
Ella me dijo que mi pobreza de espíritu había alejado a los entes, que a ella nunca le fallaban las sesiones y que nada podía hacer por mí, que lo único que me quedaba era disculparme y declinar a escribir sobre la mujer en la literatura. “Total”, decía mi amiga, “las mujeres solo saben hacer poemas cursis”.
Esa fue la gota que derramó el vaso. Le di de bofetadas a tal nivel que cayó inconsciente sobre el altar de las intercesiones, escupí su rostro, le exprimí los limones sobre los ojos y me marché como lo que soy, una dama.
 
Regresé a mi casa a las 2:15 de la mañana, cansada e indignada. Con un sentimiento amargo, de desesperanza. No era posible que un texto sobre la mujer no fluyera de mis entrañas, siendo que yo pertenezco al gremio. Al gremio de las mujeres, por supuesto.
 
Mi posición económica va de mal en peor: en los últimos meses me escondo del casero y ese pan enmohecido está por terminarse, lo que me obliga a ir al bar de la esquina a emborracharme con ese aguardiente barato que me hace olvidar el hambre y las penas de amor propio. Hoy no fue la excepción. Después de la media noche comienzan a llegar los más extraños seres, esos que jamás vemos a la luz del día. Parecen salir de las cloacas: hombres y mujeres con toda clase de vicios e historias alucinantes que se igualan a los tomos de la historia universal. Créanme.
 
Me senté y la mesa del bar estaba mojada, alguien había derramado cerveza. La sequé con la manga de mi abrigo, una mujer puso unas monedas en la rocola y la canción Me and Bobby McGee comenzó a sonar. Esa voz aguardentosa y hermosa de Janis Joplin cantaba "freedom's just another word for..." pero fue interrumpida por alguien que tropezó con el cable de la electricidad que daba vida a la rocola. Quedó todo en silencio, abucheos, carcajadas que expedían olor a diesel, un ambiente nauseabundo y bastante sombrío.
Una mujer me llevó la botella de aguardiente, un vaso pequeño y un salero, y al rato regresó con una botella de chile que azotó sobre la mesa.
 
Me serví el primer trago, que atravesó mi garganta como un alambre de púas. Esta noche el líquido sabía diferente. El segundo fue peor e iba largarme de ahí pero al levantarme sentí el alcohol circulando en mi sangre, del estómago hacia arriba, pasó por mi nariz y luego se regó en mis sienes palpitantes. Intenté servirme otro trago pero se derramó en la mesa, no en el vaso. Bebí directamente de la botella hasta quedar en un estado de embriaguez que poco a poco me hizo olvidar los sinsabores de la vida. En ese momento una figura extraña se formaba frente a mí, primero transparente y luego corpórea, tomando forma humana y de pronto... ¡Una mujer!
 
Ahí estaba, ahora era visible: ella puso un cigarro en mi boca, aspiré el humo tan profundamente que al exhalar mi visión tenía tanta claridad como nunca antes. En ese momento vi a mi alrededor: mujeres hermosas, mujeres brindaban y reían. En unas mesas recitaban poemas y en otras citaban a los filósofos y debatían sobre los clásicos de la literatura. Podía escuchar de cada una de ellas las verdades más elementales de las letras. ¿Qué era esto? ¿Qué diosas estaban frente a mí?
 
La mujer se sonrió ante mi asombro y preguntó: “¿No era esto lo qué buscabas?”-Le contesté que sí, que había tratado de buscar en vano algo que escribir sobre el rol de la mujer en la literatura, que había leído a muchas mujeres pero que no sabía como explicarlo. Malinterpreté una burla en su mirada. De pronto la reconocí y un escalofrío invadió mi cuerpo: no podía ser real lo que veía. Ante mí una de las escritoras que más he admirado, con su cabello gris, sus manos largas y fuertes que cubrieron las mías, me dijo que había venido a ayudarme. Supe que era imposible haberla visto cara a cara: o yo estaba muerta o ella no era real. Su carcajada hirió mi autoestima, mientras me explicaba que las grandes escritoras son inmortales, que basta con llamarlas y ellas acuden en cualquier momento. Saqué mi libreta, le conté lo que necesitaba hacer este fue el diálogo que sostuvimos.
 
Gabriela Mistral y La Filistea.
 
GM- Acudo todas las noches a este bar a escuchar a las poetas, narradoras y ensayistas. Cada una tiene una fuente de información valiosa que pasarán a las generaciones. ¿Ves la mesa azul? Allí se sientan las poetas, son agudas y silenciosas. Observan, absorben el mundo despacio, a pesar que este da vueltas rápidamente. Nunca las verás detenerse, hacen coincidir las letras como los colores del cubo de Rubik, por más desordenadas que estén. Sin ellas el mundo no tendría magia. ¿Ves aquella mujer que parece un gato, que camina sigilosa y elegantemente como pisando la seda? Es Vania Vargas, acércate ahora y lee en voz alta lo que está escribiendo, porque ahora ella no puede verte.
 
LF- Gracias maestra, de no haber sido por usted jamás hubiera descubierto el secreto de Vania, ella escribió esto: Escribo por imitación, porque la niña que fui quería ser escritora como su tío, y más adelante como muchos otros. Escribo porque me gusta que me cuenten historias y porque me encanta pensar que yo podría tener una buena historia que contar. Escribo porque lo que tengo que decir está detrás de las palabras que pueden salir cuando abro la boca. Escribo porque me cuesta hablar. Escribo porque, si Octavio Paz tenía razón y somos seres de palabras, si no lo hago podría llegar a explotar. Escribo porque no se me ha muerto el asombro, porque me gusta pensar que soy una cronista del mundo interior y exterior que me tocó vivir. Escribo como el náufrago que lanza bengalas desde su isla desierta, en espera de que alguien, en algún lugar, piense que en medio de la vasta oscuridad hay otra vida. Escribo porque voy camino a la muerte y quiero quedarme un poco más. Escribo porque todo el tiempo hay demasiado ruido, demasiadas voces: la gente, los medios de comunicación, los libros; escribo porque es la única manera que tengo para escucharme con atención.
 
GM- Ves, ahora ya tienes material para escribir sobre las mujeres en la literatura. Como ella hay muchas, pero no todas vienen a este bar. Déjame te enseño algo más. ¿Ves la mujer que viene entrando? Ella siempre llega a esta hora, se llama Denise Phè-Funchal. Pide lo mismo de beber y no habla con nadie, excepto con los astros que le dicen su futuro. Ahora viene para acá, no te preocupes, ella tampoco puede verte. No quites la vista de lo que escribe y cuéntame por favor, que mi vista no funciona bien en la oscuridad.
 
LF- ¡Ya lo tengo! Ella ha escrito lo siguiente: escribir es un acto temerario, no por el hecho de que te expongás al mundo, si no porque te exponés ante vos misma antes que frente a los demás. Escribir es un acto de valentía porque sabés que no podés mentirte, que sos vos ante lo que te gusta, ante el arte, ante la capacidad creadora, ante los maestros que has leído y a los que les debés respeto, como respeto le debés al oficio... ahora... por qué escribo... porque me permite mantener la cordura, porque es la única forma de defenderte de la realidad, al menos la única forma que yo he encontrado. Escribir se convirtió en una forma de interpretar la realidad que me rodeaba y de intentar entender los motivos de los otros, sus sentimientos ante sí mismo y ante el mundo, primero en el colegio y luego en la enormidad del mundo.
 
GM- No olvides Filistea, admirar y respetar a cada una de las mujeres que se encuentran en este bar, de primera mano vas conociendo los motivos que las llevan a escribir, como ellas, muchas más que no me alcanzaría esta noche para nombrarlas. Cada una con un sello sobre sus cabezas que las hace embajadoras de aquello que solo puede ser dicho de forma escrita.
 
LF- Maestra, me siento privilegiada, muéstreme a las otras, quiero conocer más detalles.
 
GM- Pronto amanecerá, más vale que recuerdes cada palabra y que las sepas transmitir, de lo contrario no volverás a verme. Acércate a la barra, ahí vas a encontrar a otra mujer que escribe desde los 5 años, que tenía miedo de proclamarse escritora, que usaba otros nombres. Un día arrugó un papel y lo tiró en la basura, lo recogí y ahora te lo doy, harás bien si lo lees.
 
LF - Escribo desde los 5 años, yo dormía con mi hermana en un cuarto del otro lado del patio y ella moría de miedo, así que yo le contaba cuentos, cuando aprendí a leer leía cuentos para poder contarle pero a ella le gustaban los que yo le inventaba así que mi primer "libro de cuentos" fueron unas recopilaciones para ella que tenían más dibujos que texto. Yo guardaba mis cuentos porque la gente que los leía no los comprendía, el primer premio que gané a los 16 años no lo firmé con mi nombre sino con el de mi "novio" y el ganó.
Escribo porque si no lo hiciera estaría loca, o suicida, necesito expresar, y a veces usar otros nombres para decir es útil, permite salir de sí misma sin sicotisarse.
Sigo escribiendo, para calmar a mi niña interior que tiene miedo. -Patricia Cortez-
 
GM- Es hora de irme, si vienes mañana prometo que verás a otras y así todos los días hasta que no quede una sola escritora sobre la tierra...
 
Amaneció y la embriaguez me dejó la boca seca y pegajosa. No supe como llegué a mi casa, no supe si lo que viví fue cierto, aunque mi libreta tiene muchos textos que por ahora es imposible transcribir. Tengo material suficiente para escribir acerca de La Mujer en la Literatura. Lo haré desde la calle, bajo algún puente, sobre una banqueta con olor a orines, sobre una estación de tren, bajo el frío de la nieve, en la banca de algún parque en cualquier lugar menos en esta casa, pues el casero me ha dejado una nota de desalojo irrevocable:
 
"¡Váyase a la mierda!"