January 29, 2018

Viviendo y sobreviviendo. IV PARTE.


Ya les conté más o menos cómo empecé con los ataques de pánico y de como rehusé tomar ansiolíticos, no digo que estos sean malos, si a alguien le funcionan tómelos como dice la receta y a seguir con la vida.

Para mí fue un vía crucis, tenía una carga tan pesada en mi espalda que estaba siendo muy difícil seguir viviendo así. Hasta hace poco mi esposo me confesó que él pensó en algún momento que si eso continuaba él había pensado en apartar a los niños de mi porque ya no confiaba en dejarlos a  mi cuidado. A continuación algunas cosas que hice y otras que continúo haciendo para llevar una vida productiva.

1- primero fui con una gastroenteróloga, se dieron cuenta que tenía úlceras y que eso afectaba mi sistema nervioso, cambié mi dieta paso a paso. Tomé mucha agua, dejé las sodas y el café, nada que pudiera alterarme, entre ellos embutidos y comidas demasiado grasosas. Pasé como dos meses tomando sopas y tés. -Sí funcionó, me sentí más ligera y mis úlceras sanaron-

2- Me vitaminé, empecé a tomar complejo B12, hierro, vitamina D, C y Fish Oil. Eso empezó a equilibrarme y los mareos disminuyeron.

3- Fui a varias sesiones de acupuntura que me sacaron los ojos, demasiado caro para mi bolsillo y las dejé, si funcionaron pero no terminé el tratamiento.

4- Caminaba (camino) mucho, 40 o 1 hora diaria, aún en el frío invierno de New York, cuando llegó la primavera empecé a correr y eso fue como oxigenar mi cuerpo. Me ayudaba a relajarme y dormir tranquilamente a pesar que varias veces desperté con la sensación de ahogamiento, obvio, eran ataques de pánico que no querían soltarme. Esos duraban dos a cinco minutos y volvía a regresar a la cama a dormir.

5- Varias veces vi videos en Youtube de gente, que pausa aparte Dios la bendiga, que te enseña a como relajarte y saber que solo es un ataque de pánico y que no te va a pasar nada. Algunas veces intenté hipnotizarme, suena fumado pero hasta eso hice.

6- Nunca tuve vergüenza de decir lo que me estaba pasando, lo supo  mi familia, mis amigos y todos esos con sus oraciones y buenas vibras me ayudaron a salir de esto.

7- Me puse retos pequeños de estabilidad emocional. Si sentía que amanecía rara o mareada empezaba a repetir un mantra personal que me ayudaba a mantenerme alejada del miedo. Ustedes pueden crear uno verán que sí funciona.

8- Obviamente encontré el origen de los ataques de pánico, eso sí es muy personal para ponerlo acá, y me di cuenta que había estado llenando una bolsa de basura que estalló y contaminó mi salud mental.

¿Qué les puedo decir? Pueden ser consejos demasiados simples, funcionaron en mí. Y quizá funcionen en ustedes. Suerte con eso.

Sólo recuerdo las palabras que me dijo mi amigo José Miguel, @joendaba "a pesar que no estás sola en esto, solo hay una persona que puede ayudarte y sos vos misma, la actitud es importante y determinate en salir adelante, lo vas a lograr".

-Suerte a todos. No están solos por mucho que se los esté llevando la gran puta, siempre hay alguien que está para escucharlo a uno desde ese obscuro túnel. Los gritos de ayuda siempre los escuchan las personas que nos aman.

He dicho!

1 comment:

Pirata Cojo said...

Un gran abrazo a la distancia amiga, me alegra que hayás salido de ese gran problema, acá seguimos, no tan vivos como quisiéramos, pero respirando.