September 26, 2013

Una reflexión de Jueves.



El 28 de Agosto, Google nos sorprendió con el Doodle con la celebración por cumplirse 50 años de un discurso maravilloso que dió Martin Luther King Jr.  La primera vez que entendí la profundidad de ese discurso yo estaba en una salón de clases de una biblioteca pública de Brooklyn, New York. Era la única "hispana"entre todos mis compañeros, la mayoría eran de la raza negra, 'afroamericanos', ellos eran como 20 y los otros cinco restantes eran chinos. Recibía el curso de clases para preparnos al examen de GED. La maestra nos puso a leer el discurso de Martin Luther King como comprensión de lectura, lo habíamos escogido por votación unánime porque aparte de todo creíamos que era algo que nos iba a motivar.



Mi maestra empezó la lectura y así cada uno leíamos un párrafo, era realmente emocionante leer de voces 'afroamericanas' ese discurso, al final todos conmovidos aplaudimos a la memoria de ese hombre que cambió la historia de este país. O al menos, ha ayudado a hacer realidad la ley de convivencia. Se ve, por supuesto en las calles como todos convivimos, en los trenes, en los restaurantes en las playas,  y como se extendido de 'negros, latinos, asiáticos, etc'.

Amigos me han contado que hay lugares donde todavía se puede ver el odio racial, jóvenes con bates y cadenas amenazan a los negros que se atreven a correr sus calles, eso muy cerca de donde vivo. No lo he visto, pero he visto como algunos de descendencia italiana escupen cuando ven pasar a un negro en su barrio decorado con banderas de Italia y estatuas de sagrados corazones en los jardines. Me indigna claro, a veces siento que una 'matrioshkita' reaccionaria vive dentro de mí y me empuja a luchar por las injusticias, no lo puedo explicar, pero me he metido en líos por defender causas imposibles (eso da para otro tema, porque me avergüenza decir que por mi culpa un señor perdió su trabajo al pelearme con su jefe porque lo maltrataba, pero en fin, esa es otra historia que un contaré completa).

Sin embargo, el discurso I have a Dream de Martin Luther King, no deja de tener la misma fuerza cada vez que se escucha o se lee, principalmente cuando tu mente ya descifra la connotación de las palabras en inglés y logras entender el significado de algunas frases que a veces tienen una traducción sub-estimada o sobrestimada, al final, creo que peco de apresurada estos discursos tienen la virtud de sobrepasar el idioma.

Cuando yo vi el Doodle, inmediatamente pensé que se trataba de Barack Obama y sus particulares orejas, (no me refiero a la CIA o NSA que también son orejas, sino a las que tiene pegadas en la cabeza) me sorprendió que si se trataba de Martin Luther porque era la cabeza de Obama, aunque los dos son negros, su forma craneal es totalmente distinta, es decir, en Google se equivocaron. Eso, si es que no lo hicieron a proposito.

¿Por qué a propósito? El presidente Obama ya no tiene el mismo recibimiento por el espectador, el ciudadano ya le cae mal hasta escucharlo hablar, si antes era un deleite como orador ahora lo vemos como un hombre cansado y con un lenguaje corporal que niega todo lo que dice, porque simplemente su administración ha caído en error tras error. En su campaña se metió a la bolsa a un montón de gente que quería que sus hijos regresaran de las bases militares y volvieran a casa, era practicamente su sello, con Obama las tropas vuelven a casa. ¡No más guerra!

Poco a poco los terroristas se multiplican y resulta que este país se ve amenazado diariamente por la horda enemiga. Es el país más poderoso, ya lo decía Saramago "en el mundo hay dos grandes potencias Estados Unidos y tu". Es obvio, que siempre van a querer desbancar al imperio. Dios nos guarde de tener la guerra en las propias calles gringas. No es lo mismo ver los cuetes en la televisión que tener que verlos desde la ventana y escuchar los bombazos en la esquina rezando que no sea tu casa con la que choque.

M Luther King, era un hombre 'diferente y similar' a Obama, muy parecido porque él era un guerrero, con el liderazgo de una guerra racista, con un sueño -hasta ese momento simbólico- y con una convicción de YES, WE CAN, y es aquí donde se ve la diferencia, porque esa frase fue usada por Obama para ganar la presidencia, era como ver al Tío Sam señalando con el dedo y diciéndome vamos únete nosotros también podemos votar el estereotipo racista y convertirnos en un país que va a ser respresentado por un negro, "yes we can".

Y así fue, Estados Unidos de América sembró un presidente negro, tirando al trasto el apodo racista y la convivencia se hizo realidad, mientras bajo las cortinas se creaba todo un plan a largo plazo de conspiraciones y males de ojo que donde la única víctima, disculpe usted, es Estados Unidos. Pasó el tiempo y en pleno 2013 Obama ya cansa, ya aburre, es altamente criticado, nadie lo tolera y zass! aparece Google celebrando los 50 años del discurso de Martin Luther K, con la  espalda, el craneo y las orejas de Obama. ¡Pos oigame no hay derecho!

Para eso mejor hubieran puesto esta foto  y no pasarse cagando en uno de los discursos más bellos que han pasado por este corredor gringo que solo le corresponde tener la foto de su autor, el Reverendo Martin Luther King Jr.

¡He dicho!












July 21, 2013

"La Mujer en la Literatura". -Literatas que dan lata-

Recibí una invitación para participar en un colectivo de mujeres en el cual escribiríamos un texto sobre la mujer en la literatura. Estuve varios días en un bloqueo mental y desértico, una cosa de locos. No venía a mi mente un texto que explicara bajo mi punto de vista qué motiva a la mujer a escribir o, en este caso, a ser parte de la literatura.
Tengo una amiga que lee las cartas, prepara pócimas, hace conjuros, levita y muchas veces se hace invisible, así que la visité para que canalizara la energía negativa que me invadía y producir algo positivo y, de paso, llamar a algún espíritu errante con buenas nuevas del más allá.
Esa noche coincidía con Luna llena propicia para el encuentro. Nos sentamos alrededor de la mesa; sobre la mesa un plato con agua, un vaso lleno de sal, dos limones en cruz, dos velas blancas, un lápiz y una libreta. Mi amiga pidió que rociara sal en el agua y lo hice; que insertara las velas en cada uno de los limones y lo hice. Mientras, ella recitaba una oración citando a todos los fantasmas de la literatura. “Si tienes fe”, me dijo, “todo es posible.”
 
Poco a poco, la fe me fue abandonando: tenía tres horas de estar esperando que una señal, un ruido en la puerta, una luz descendente, un pellizco en la nalga, que se apagara una vela, qué se yo, cualquier indicio fantasmagórico sobre el lugar. Nada apareció. Todo fue en vano.
 
Ella me dijo que mi pobreza de espíritu había alejado a los entes, que a ella nunca le fallaban las sesiones y que nada podía hacer por mí, que lo único que me quedaba era disculparme y declinar a escribir sobre la mujer en la literatura. “Total”, decía mi amiga, “las mujeres solo saben hacer poemas cursis”.
Esa fue la gota que derramó el vaso. Le di de bofetadas a tal nivel que cayó inconsciente sobre el altar de las intercesiones, escupí su rostro, le exprimí los limones sobre los ojos y me marché como lo que soy, una dama.
 
Regresé a mi casa a las 2:15 de la mañana, cansada e indignada. Con un sentimiento amargo, de desesperanza. No era posible que un texto sobre la mujer no fluyera de mis entrañas, siendo que yo pertenezco al gremio. Al gremio de las mujeres, por supuesto.
 
Mi posición económica va de mal en peor: en los últimos meses me escondo del casero y ese pan enmohecido está por terminarse, lo que me obliga a ir al bar de la esquina a emborracharme con ese aguardiente barato que me hace olvidar el hambre y las penas de amor propio. Hoy no fue la excepción. Después de la media noche comienzan a llegar los más extraños seres, esos que jamás vemos a la luz del día. Parecen salir de las cloacas: hombres y mujeres con toda clase de vicios e historias alucinantes que se igualan a los tomos de la historia universal. Créanme.
 
Me senté y la mesa del bar estaba mojada, alguien había derramado cerveza. La sequé con la manga de mi abrigo, una mujer puso unas monedas en la rocola y la canción Me and Bobby McGee comenzó a sonar. Esa voz aguardentosa y hermosa de Janis Joplin cantaba "freedom's just another word for..." pero fue interrumpida por alguien que tropezó con el cable de la electricidad que daba vida a la rocola. Quedó todo en silencio, abucheos, carcajadas que expedían olor a diesel, un ambiente nauseabundo y bastante sombrío.
Una mujer me llevó la botella de aguardiente, un vaso pequeño y un salero, y al rato regresó con una botella de chile que azotó sobre la mesa.
 
Me serví el primer trago, que atravesó mi garganta como un alambre de púas. Esta noche el líquido sabía diferente. El segundo fue peor e iba largarme de ahí pero al levantarme sentí el alcohol circulando en mi sangre, del estómago hacia arriba, pasó por mi nariz y luego se regó en mis sienes palpitantes. Intenté servirme otro trago pero se derramó en la mesa, no en el vaso. Bebí directamente de la botella hasta quedar en un estado de embriaguez que poco a poco me hizo olvidar los sinsabores de la vida. En ese momento una figura extraña se formaba frente a mí, primero transparente y luego corpórea, tomando forma humana y de pronto... ¡Una mujer!
 
Ahí estaba, ahora era visible: ella puso un cigarro en mi boca, aspiré el humo tan profundamente que al exhalar mi visión tenía tanta claridad como nunca antes. En ese momento vi a mi alrededor: mujeres hermosas, mujeres brindaban y reían. En unas mesas recitaban poemas y en otras citaban a los filósofos y debatían sobre los clásicos de la literatura. Podía escuchar de cada una de ellas las verdades más elementales de las letras. ¿Qué era esto? ¿Qué diosas estaban frente a mí?
 
La mujer se sonrió ante mi asombro y preguntó: “¿No era esto lo qué buscabas?”-Le contesté que sí, que había tratado de buscar en vano algo que escribir sobre el rol de la mujer en la literatura, que había leído a muchas mujeres pero que no sabía como explicarlo. Malinterpreté una burla en su mirada. De pronto la reconocí y un escalofrío invadió mi cuerpo: no podía ser real lo que veía. Ante mí una de las escritoras que más he admirado, con su cabello gris, sus manos largas y fuertes que cubrieron las mías, me dijo que había venido a ayudarme. Supe que era imposible haberla visto cara a cara: o yo estaba muerta o ella no era real. Su carcajada hirió mi autoestima, mientras me explicaba que las grandes escritoras son inmortales, que basta con llamarlas y ellas acuden en cualquier momento. Saqué mi libreta, le conté lo que necesitaba hacer este fue el diálogo que sostuvimos.
 
Gabriela Mistral y La Filistea.
 
GM- Acudo todas las noches a este bar a escuchar a las poetas, narradoras y ensayistas. Cada una tiene una fuente de información valiosa que pasarán a las generaciones. ¿Ves la mesa azul? Allí se sientan las poetas, son agudas y silenciosas. Observan, absorben el mundo despacio, a pesar que este da vueltas rápidamente. Nunca las verás detenerse, hacen coincidir las letras como los colores del cubo de Rubik, por más desordenadas que estén. Sin ellas el mundo no tendría magia. ¿Ves aquella mujer que parece un gato, que camina sigilosa y elegantemente como pisando la seda? Es Vania Vargas, acércate ahora y lee en voz alta lo que está escribiendo, porque ahora ella no puede verte.
 
LF- Gracias maestra, de no haber sido por usted jamás hubiera descubierto el secreto de Vania, ella escribió esto: Escribo por imitación, porque la niña que fui quería ser escritora como su tío, y más adelante como muchos otros. Escribo porque me gusta que me cuenten historias y porque me encanta pensar que yo podría tener una buena historia que contar. Escribo porque lo que tengo que decir está detrás de las palabras que pueden salir cuando abro la boca. Escribo porque me cuesta hablar. Escribo porque, si Octavio Paz tenía razón y somos seres de palabras, si no lo hago podría llegar a explotar. Escribo porque no se me ha muerto el asombro, porque me gusta pensar que soy una cronista del mundo interior y exterior que me tocó vivir. Escribo como el náufrago que lanza bengalas desde su isla desierta, en espera de que alguien, en algún lugar, piense que en medio de la vasta oscuridad hay otra vida. Escribo porque voy camino a la muerte y quiero quedarme un poco más. Escribo porque todo el tiempo hay demasiado ruido, demasiadas voces: la gente, los medios de comunicación, los libros; escribo porque es la única manera que tengo para escucharme con atención.
 
GM- Ves, ahora ya tienes material para escribir sobre las mujeres en la literatura. Como ella hay muchas, pero no todas vienen a este bar. Déjame te enseño algo más. ¿Ves la mujer que viene entrando? Ella siempre llega a esta hora, se llama Denise Phè-Funchal. Pide lo mismo de beber y no habla con nadie, excepto con los astros que le dicen su futuro. Ahora viene para acá, no te preocupes, ella tampoco puede verte. No quites la vista de lo que escribe y cuéntame por favor, que mi vista no funciona bien en la oscuridad.
 
LF- ¡Ya lo tengo! Ella ha escrito lo siguiente: escribir es un acto temerario, no por el hecho de que te expongás al mundo, si no porque te exponés ante vos misma antes que frente a los demás. Escribir es un acto de valentía porque sabés que no podés mentirte, que sos vos ante lo que te gusta, ante el arte, ante la capacidad creadora, ante los maestros que has leído y a los que les debés respeto, como respeto le debés al oficio... ahora... por qué escribo... porque me permite mantener la cordura, porque es la única forma de defenderte de la realidad, al menos la única forma que yo he encontrado. Escribir se convirtió en una forma de interpretar la realidad que me rodeaba y de intentar entender los motivos de los otros, sus sentimientos ante sí mismo y ante el mundo, primero en el colegio y luego en la enormidad del mundo.
 
GM- No olvides Filistea, admirar y respetar a cada una de las mujeres que se encuentran en este bar, de primera mano vas conociendo los motivos que las llevan a escribir, como ellas, muchas más que no me alcanzaría esta noche para nombrarlas. Cada una con un sello sobre sus cabezas que las hace embajadoras de aquello que solo puede ser dicho de forma escrita.
 
LF- Maestra, me siento privilegiada, muéstreme a las otras, quiero conocer más detalles.
 
GM- Pronto amanecerá, más vale que recuerdes cada palabra y que las sepas transmitir, de lo contrario no volverás a verme. Acércate a la barra, ahí vas a encontrar a otra mujer que escribe desde los 5 años, que tenía miedo de proclamarse escritora, que usaba otros nombres. Un día arrugó un papel y lo tiró en la basura, lo recogí y ahora te lo doy, harás bien si lo lees.
 
LF - Escribo desde los 5 años, yo dormía con mi hermana en un cuarto del otro lado del patio y ella moría de miedo, así que yo le contaba cuentos, cuando aprendí a leer leía cuentos para poder contarle pero a ella le gustaban los que yo le inventaba así que mi primer "libro de cuentos" fueron unas recopilaciones para ella que tenían más dibujos que texto. Yo guardaba mis cuentos porque la gente que los leía no los comprendía, el primer premio que gané a los 16 años no lo firmé con mi nombre sino con el de mi "novio" y el ganó.
Escribo porque si no lo hiciera estaría loca, o suicida, necesito expresar, y a veces usar otros nombres para decir es útil, permite salir de sí misma sin sicotisarse.
Sigo escribiendo, para calmar a mi niña interior que tiene miedo. -Patricia Cortez-
 
GM- Es hora de irme, si vienes mañana prometo que verás a otras y así todos los días hasta que no quede una sola escritora sobre la tierra...
 
Amaneció y la embriaguez me dejó la boca seca y pegajosa. No supe como llegué a mi casa, no supe si lo que viví fue cierto, aunque mi libreta tiene muchos textos que por ahora es imposible transcribir. Tengo material suficiente para escribir acerca de La Mujer en la Literatura. Lo haré desde la calle, bajo algún puente, sobre una banqueta con olor a orines, sobre una estación de tren, bajo el frío de la nieve, en la banca de algún parque en cualquier lugar menos en esta casa, pues el casero me ha dejado una nota de desalojo irrevocable:
 
"¡Váyase a la mierda!"

July 02, 2013

Cuarta entrega de Tuitcorridos.


Afortunadamente nada tiene de ilegal transportar del Twitter para Blogger otro cargamento de Tuitcorridos. La ventaja de consumir letras e historias a pesar de ser adictiva también es sana. Así que la mercancía tiene doble virtud, nuevamente Chisgarabís con el permiso de sus autores publica otros cuatro Tuitocorridos. Disfrutenlos.

 "CONFESIONES DE INODORO"
Autor: @CadejoPardo

1) Llevaba ya cierto tiempo trabajando para una institución del estado y unos amigos también, en puestos cercanos. (Por capacidad of course)
2) Una tarde particularmente calurosa entré al trono y ya en el pleno trance estaba cuando escuché que alguien entró al baño contiguo.
3) Cada quien en su esfuerzo, de pronto, mi celular vibró discretamente, ante lo cual respondí y dije: ¿Que onda mano, como has estado?
4) Simultáneamente me contestó el interlocutor por teléfono y ¡oh sorpresa! El amigo que entró al otro baño, así que ignoré al segundo.
5) Después de una larga perorata acerca de babosadas (de parte de los 2 fulanos).
6) Los tiempos de conversación cazaron e hice el comentario ¿como siguieron tu hermana y su novio? El del teléfono dijo "Ya mejor gracias".
7) Habían sufrido un accidente automovilístico hacía poco
8) Pero el del baño, incómodo respondió: ¿Y vos que sabés pues, te contó algo su traido? Basta decir que corté la llamada intempestivamente.
9) Le dije: Ya lo sé casi todo, así que me contás bien o te saco de allí ahorita y te tiro al corredor todo cagado.
10) Me contó como su hermana no podía deshacerse de su traido, que varias veces había intentado mandarlo a la chingada.
11) Así que inventó que había estado saliendo conmigo, estaba enamorada y embarazada, y que como yo era protegido de ciertos funcionarios...
12) Era intocable. Yo no sabía que hacer, estaba enojado y molesto, cité a la hermana del fulano. Hacía un par de años que no la veía.
13) La confronté pero resultó que había salido de la adolescencia muy bien favorecida, y no se como, terminamos saliendo.
14) Durante 6 meses, para martirio del hermano y regocijo mío. FIN.


"PASTILLA DESINFECTANTE"
@alegalvarez

1. era un día como cualquier otro en la vida de un ingeniero, andaba éste supervisando proyectos en algún lugar lejano, razón por la cual
2. decidió comer algunos trocitos de queso importado que su compañero de viaje le ofreció. todo era risas y sonrisas mientras al fondo de
3. podían escuchar las notas de alguna canción que se me escapa de la memoria en este momento. la aguja del velocímetro se quedó estática
4. en el 120, la oscuridad se hizo presente y con ella, la imperiosa necesidad de obrar debido a la intolerancia a la lactosa que obvió
5. el protagonista al atipujarse de queso! en la primer gasolinera detiene la marcha para hacer lo que correspondía. nuevamente actuando con
6. arrebato y sin medir las consecuencias se dejó ir como qués macho al baño sin percatarse que, como en Venezuela, el papel paca no alcanzó
7. es así como recurre a su ingenio, y agradeciendo a urbano madel por su consejo del día, procede a despojarse de uno de los tres calzones
8. que posee para culminar con el aseo correspondiente. la pena de dejar expuesta la pieza de seda (manta) lo obliga a ocultarla dentro
9. del depósito de agua. tamaña sorpresa se habrá llevado la siguiente persona en utilizar el baño al jalar la manecilla!! FIN.

autor: @cgarciag

1. La presentación de no sé qué número de la Revista Íncubus era en la bodeguita.
2. Yo vivía en Chimaltenango y sabía que no podía quedarme muy tarde.
3. Llegué puntual a la cita, pero como no empezaba el asunto, le dije a Fredy que me vendiera la revista por adelantado.
4. Le pagué con un billete de 50. Él no tenía vuelto, así que acordamos que se lo pediría cuando me fuera.
5. Media hora después caminé hacia la cuarta avenida, donde tomaba el bus hacia la 20 calle.
6. En la 20 calle se parqueaban las camionetas que me llevaban a Chimal. Era un lugar famoso porque asaltaban.
7. A mí nunca me han asaltado en la ciudad de Guatemala pero esa vez estuve cerca.
8. Estaba parado en la cuarta avenida, esperando el bus, cuando un chavo de los pegamenteros se acercó caminando.
9. "Dame todo tu pisto", me dijo.
10. Yo le dije: "No tengo" y me metí las manos a la bolsa del pantalón.
11. Así me di cuenta que de verdad no tenía pisto, que no le había pedido mi vuelto a Fredy.
12. "Va pues, tranquilo, no te metás las manos a la bolsa", me seguía diciendo el chavo.
13. Literalmente me saqué las bolsas del pantalón y así le demostré que no tenía dinero.
14. El chavo siguió su camino. Yo regresé a la bodeguita a pedirle mi plata a Fredy y llegué a mi casa sin novedad.
15. Nunca pude agradecerle al compa su amabilidad de recordarme que no llevaba efectivo.
16. Fin.

"VIDA PERRA"
Autor: @josejoaking 


1. Cuando éramos pequeños con mi hermano tuvimos una chihuahua llamada Canela. Fuimos felices con ella.
2. Murió cuando todavía éramos patojos. Metimos el cadáver en una caja de cartón.
3. En la caja pusimos frases con marcador: ¡Adiós Canela! ¡Te extrañaremos!
4. Junto con mi hermano y un amigo entre risas hicimos una procesión funeral, cargando en hombros la caja.
5. Fuimos al barranco y tiramos la caja.
6. Aunque la extrañé no recuerdo haber sentido tristeza por la muerte de la Canelita.
7. Años después, ya adultos, a mi hermano le regalaron un perro, el Pichu.
8. El Pichu siempre me ladraba cada vez que yo llegaba a casa de mi hermano. Llevó un tiempo hacerlo amigo.
9. Es un alma libre, sale a la calle cuando quiere y vuelve cuando quiere. Sus ladridos son sonoros.
10. Cuando ya me había hecho su amigo y llegaba en carro y me lo encontraba en la calle le bocinaba.
11. El Pichu me reconocía y reconocía al carro. Corría a la par del carro algunas cuadras, contento.
12. Cuando estacionaba frente a la casa de mi hermano, se paraba en sus patas traseras y se asomaba por la ventanilla, con la lengua de fuera.
13. Ahora el Pichu está viejo y muy enfermo. Parece que se muere. Ya no ladra tan fuerte.
14. Cuando muera el Pichu, esta vez sí me dará tristeza. FIN.



June 09, 2013

Paula, Isabel Allende.


De la escritora Isabel Allende he dicho varias cosas. Entre ellas, que el mejor libro fue Afrodita y también que me negaba esquizofrénicamente a leer Paula. Tenía mis razones, aunque usted no lo crea, entre ellas que siempre he detestado que alguien haga misas y piñatas a causa de una tragedia y que por supuesto saque provecho (dinero) de la víctima y que seduzca al lector morboso. Estoy equivocada, o como quièn dice se me escapó un pescado de la red, intento atraparlo pero se me desliza de las manos.


El pez por la boca muere dice el refrán, refrán que me alcanzó y me pescó, ahora soy yo la que está en la red. ¿Cómo vine a parar aquí? No sé, sólo sé que estoy leyendo Paula. Que lucho como ese pescado intentando regresar al mar, a vivir entre las aguas a luchar con otros monstruos de mar gigantes, a esconderme entre las cuevitas o entre las anémonas lo que me llevaría a ser un pez payaso, lo más raro de todo es que no sé nadar, quedo descartada como pez, pero no de payaso. (sigamos. . .)


Tengo una calcomanía que dice: "ser payaso es exponer el alma al viento frío, desnudarse de manera total para que el otro que vea todas las debilidades que tenemos dentro" -no sé quién lo escribió- sólo sé que esto aplica ahora que leo a Isabel Allende en Paula.
Todas las personas que conozco y leyeron el libro han llorado, y cómo no, el principio es triste. Muy triste. Isabel Allende nos comparte su sufrimiento desde el primer párrafo, su hija en coma y ella le dice: "hija si tu resistes yo también resistiré", como un viento frío, así comienza, asi expone al lector que no está en una novela inventada, el lector lee a una madre. El lector se quedó desnudo. Expuesto.


El lector, -y antes que siga hablando en tercera persona como "desordenada mental" debo decir que el lector soy yo y quién se identifique- familiarizado con la escritora debe sentirse muy privilegiado al saber que no llorará solo y que conocerá un estilo de narración único y que tomado desprevenidamente soltará la carcajada. Del llanto al descubrimiento de un linaje. Creo que se nos caerá el maquillaje. Introspección le llamaré a la primera parte.



P.D. cuando avanze en la lectura, avanzaré en la reseña. Arrieros somos. . .
P.D. 2: ¡He dicho!





June 08, 2013

TUITCORRIDOS -tercer cargamento-


¡Quién lo imaginarìa!

Con esta entrega y llevamos 3 entregas de Tuitcorridos de 4 kilos de letras, espacios, signos de puntuaciòn y por supuesto el peso y la pureza de la historia detràs de cada uno de los autores. Vean, que como punto principal todos tienen "intriga" punto de màs para hacerlos atractivos porque no siempre es el final que nos esperamos, eso de alguna forma acentùa el estilo de un Tuitcorrido que evita meternos en la tragedia.

¡Basta! que es hora de presentarlos y consumirlos.


"MAÑANA DE SÀBADO"
@OraBx


1. Durante mi temprana adolescencia, la casa donde vivíamos con mi familia tenía un garaje de forma alargada.

2. En él, cabían dos carros, uno detrás de otro.

3. Para sacar el carro del fondo, había que mover primero el carro de atrás; el que quedaba frente a la puerta de la calle.

4. Regularmente, los sábados usábamos el carro que menos se usaba entre semana, que era el que se estacionaba al fondo.

5. Lo que narro ocurrió un sábado, que pintaba como uno cualquiera.

6. Escuché desde mi habitación, cómo abrían la puerta del garaje, y cómo mis padres encendían los motores de los carros.

7. Oí cómo salió el primero y luego, un silencio más o menos prolongado, seguido de los gritos destemplados de la empleada doméstica.

8. Al instante en que salí de mi habitación, observé cómo mi papá corría hacia la calle, atravesando la puerta, y a mi abuela detrás.

9. No entendía lo que ocurría… todo era caótico. La empleada seguía gritando, ahora acompañada por mi abuela.

10. Por un instante, mientas yo corría hacia la calle tras mi papá, los gritos cesaron.

11. Al llegar a la puerta, vi una imagen que quedó para siempre grabada en mi memoria.

12. Mi padre estaba congelado, frente al carro en donde mi mamá se encontraba…

13. Al lado de la puerta del piloto había un hombre armado con una pistola, encañonándola directamente.

14. El miedo se reflejaba en el semblante de mi mamá. No pude observar la expresión de mi papá, porque estaba de espaldas a mí.

15. Todo ocurrió en instantes, que en mi mente parecieron horas.

16. A tiempo que apareció otro hombre acercándose por el lado del copiloto hacia el vehículo.

17. El primer hombre abrió la puerta al lado de mi madre, y tirándola del pelo, la obligó a salir.

18. Desde donde yo estaba, veía que los labios de los hombres se movían, pero no alcanzaba a oír lo que decían.

19. Se introdujeron rápidamente al carro, y sin más, salieron huyendo.

20. Vi entonces que mi padre se acercaba a mi mamá, y entonces me acerqué a ambos.

21. Mi mamá estaba muy alterada, pero aun así, nos aseguró que estaba bien.

22. Luego de tranquilizarnos todos un poco, mis padres dieron parte a la policía.

23. No teníamos muchas esperanzas de volver a ver el vehículo.

24. Para nuestra sorpresa, tres días después, la policía nos notificó que había aparecido.

25. No tenía ningún daño. Sólo la llave y la llanta de repuesto faltaban.

26. Mi abuela afirmaba que eso había sido gracias a que ella había hablado con la señora de la carnicería de la esquina.

27. Se decía que esa señora tenía un sobrino que era militar. Otros afirmaban que tenía un sobrino que era delincuente. Tal vez era el mismo

28. En fin; haya sido por la intervención del famoso sobrino o por pura buena suerte, el carrito regresó a nosotros.

29. De hecho, hasta yo lo utilicé para ir a la universidad. Fin.



"¿ONTA MI CARRO?"
@FernandoRamosB

1. Aquí una historia. No tiene narcos, ni balaceras. Llamaré don Luis al protagonista, para proteger su  identidad.

2.  Era don Luis abogado, de los que con nadie se meten, ya ni siquiera litigaba. Tenía su oficina en la zona 4 y afuera parqueaba su carro.

3. Un día, al finalizar la tarde, dejó el trabajo y quiso ir a casa, pero la mala suerte se interpuso y no encontró el carro.

4. Pasado el susto, regresó a la oficina y llamó a su hija, no existían entonces los celulares, para que llegara por él.

5. Don Luis era olvidadizo y no era raro que dejara el carro abierto y con la llave puesta, fue lo primero que le reclamo la hija.

6. Resignados fueron a la policía a poner la denuncia.

7.  Tres días pasaron y el carro no apareció. Al cuarto recibieron una llamada.

8.       — ¿Es usted don Luis? —Sí, respondió don Luis.

9.    — Lo llamamos porque tenemos su carro, estaba abierto y nos lo llevamos, pero si quiere recuperarlo tiene que pagar Q300, le dijeron.

10.   — ¿Qué?, balbuceó don Luis. —Sí señor, le dijeron, son Q300, es lo que costó hacerle el servicio. — Pero yo no pedí ningún servicio.

11.   — Tiene razón, usted no lo pidió, pero nosotros lo hicimos, fue por confusión, no teníamos que llevarnos su carro, pero pasó.

 12.   — Disculpe las molestias, aquí lo tenemos en el taller, puede venir por el carro cuando quiera.
 13.   Don Luis fue por su carro y le explicaron que se parecía al de una señora que pidió que lo recogieran, de ahí la confusión.

14.   Don Luis amenazó con demandarlos por robo y ya no le cobraron los Q300. FIN.


@EsabocaReloaded

1. Cuando mi Papá aún vivía, las fiestas de fin de año era obligatorio pasarlas en familia. Navidad en la finca, Año Nuevo en la casa.

2. Ese fin de año empecé a salir con alguien, así que me vine de la finca el 26 para pasar unos días juntos. El 31 me llevó a casa a las 6.

3. Mi Mamá sólo me vio entrar con el maletín, pero no dijo nada. Ya estaba en la casa para pasar el Año Nuevo en familia. Era lo importante.

4. A las 8 el fulano me llamó a decir que a su amigo JA que iba a Pana, se le arruinó el auto por Chimaltenango y que había que rescatarlo.


5. ¡Teníamos que ayudarlo a pasar el Año Nuevo con sus hijos! Le conté a mi Mamá del amigo tirado en San Lucas (!) y que yo volvía a las 10.

6. Salí de la casa con mi bolso de mano y nada más. En realidad el amigo estaba por Tecpán y decidimos que lo mejor era llevarlo a Pana.

7. Terminada nuestra buena obra de la noche, fuimos a buscar hotel para quedarnos. ¿Habitación disponible en Pana el 31 de diciembre?

8. Empezamos por los hoteles bonitos, pero tuvimos que bajar de categoría. Finalmente encontramos habitación en un hotel de mala muerte.

(Y cuando digo de mala muerte, me refiero a sábanas casi de plástico, almohadas apestosas de bodoques de algodón y arañas en el techo).

9. Al día siguiente tuve que comprar ropa, unas sandalias y artículos de aseo personal. La ropa que llevaba puesta era puro look capitalino.

10. Dos días más tarde, regresé a la casa. Mi Mamá apenas me dirigió la palabra por toda una semana. Fin.



@alegalvarez

1. por razones que no vienen al caso, un día paré de ayudante de tuc tuc y al responder al llamado de una señora que recién salía del mercado

2.con sus canastas y bolsas llenas, al piloto y a mi nos sucedió algo que a cualquier persona le eriza los pelos y le pone chinita la piel
3. resulta que al llegar al destino al que la señora se dirigía, que por cierto era el cementerio de la localidad, ésta olvidó una canasta de
 4. regular tamaño, como es costumbre por estos lares, previo a realizar la devolución de la canasta, decidimos shutear su contenido
5. !!poniéndose blanco como una hoja de papel y soltando un gran poder de Dios el piloto mostró el contenido de la bolsa una cabeza y una mano!
6. una cabeza de ajo de cunén, quiché y una mano de limón criollo. de la señora no volvimos a saber nunca más.

 










June 03, 2013

TUICORRIDOS -segundo cargamento-.



Querido lector:

A pesar que tengo licencia legal para pegar estos corridos en Chisgarabís, el tráfico ha aumentado lo que me acredita (quizá como única) traficante legal de historias escritas en el Twitter sin miedo al arresto. Etiqueta de la cual me siento orgullosa y poderosa. Por ahora traigo otra carga de 4 Tuit-corridos. El material como siempre muy bueno, cocecha de sus orgulloso autores con todo y los sellos al mejor estilo de las aduanas a diferencia que esta vez fue un cruce migratorio de red social.

No digo más, otros Tuitcorridos esperan ser publicados y no soy yo la que tengo que entretenerlo estimado lector. Lea, medite, comparta y quién sabe si también se anima a compartir su Tuitcorrido. ¡He dicho!


"MARGARITA, ¿ESTÁ RICA LA MAR?"
Autor: @JohanBushWalls

1. La vida no siempre es tan jodida. Hay días en los que se sigue muriendo, pero un pequeño evento sirve de suspiro.

2. Cierren las puertas señores, que aquí les vengo a contar, el corrido de la patoja que un poema me supo declamar.

3. No es cosa del otro mundo, solo fue que le dije a una colocha: Me gusta la poesía, y ella respondió a mí me encanta.

4. Me sé completo el poema de “A Margarita Debayle”, me dijo. De inmediato un par de versos le quise recitar, sin ton, ni entonación.

5. No, me dijo, es así, y empezó, no a recitar, a declamar el poema; con expresión corporal y facial, y son y entonación.


6. Ahí me quedé parado, escuchando su declamar. Lo dijo enterito, si que le faltara un verso. Ella emocionada, yo planeando la emboscada.

7. La mente camina desbocada, pero había razón, porque ella no dejaba de mirarme mientras declamaba.


8. El poema a Margarita Dabayle terminó y la colocha se marchó. Ya me voy dijo, tengo cosas que hacer, ni siquiera de beso se despidió.

9.  Aquí les dejo este corrido, como prueba de que a veces también la poesía me ilusiona.


"PERDÍ EL AMOR! PERO ENCONTRÉ MI VERDADERA VOCACIÓN"
Autor: @PamelaGuinea

1. Tenía yo un buen novio a los 16 años.

2. No nos veíamos mucho porque vivíamos lejos, pero nos carteábamos.

3. Una vez se me ocurrió corregir la ortografía de una de sus cartas y mostrársela.

4. Claro, él se enojó mucho y juró nunca hablarme jamás. Y lo hizo.

5. Bueno, sí me volvió a hablar, pero mucho tiempo después.

6. Uno de mis oficios ahora, además de productora, es ser correctora.

7. Ahora él escribe mucho mejor que yo y no cuento más porque seguro me está leyendo. Tan-tan.


¨MASACRE GATUNA"
Autor: @lanticursi

1. Cuando era chiquita, un lindo gatito negro llegó a regalarse a la casa. Era un cachorrito. Rápido me encariñé con el minino.

2. Mi mamá tenía un Nissan Pulsar del 80 que tenía incorporado un ventilador con hélices d metal, para evitar que se sobrecalentara el motor

3. Un día nos subimos, y ella encendió el carro. Desde adentro se escuchó "MIIIIIAAUUUGGGHH RUARRR!!!" *pom pom pom pom*. Yo morí del susto.

4. Mi mamá apagó el carro. Me dijo que entrara a la casa. Pasaron los días, y obviamente no volví a ver al gatito.
5. Temía preguntar, hasta que un día por fin lo hice.

6. —"¿Ese no era el gatito verdad? Es que se oía como él y ya no volvió a aparecer" pregunté —"No. El gatito se escapó" me respondió.
 7. “Ah bueno, ahora ha de vivir en una casa más bonita” –dije, convenciéndome a mí misma.
8. En el fondo siempre supe lo q había pasado pero me negaba a admitirlo. Era demasiado triste para afrontarlo. No se volvió a tocar el tema

9. Hace un par d años le dije a mi mamá “Te acordás d aquel gatito? Te acordás q tal y tal cosa pasó? El gatito se murió despedazado verdad?
10. “Sí.” –me contestó. “Las tripas estaban regadas por todos lados. Pablo (mi tío) tuvo que ayudarme a quitarlas con manguera.”



"TRANSFORMACIÓN RELIGIOSA" 
Autor: @Ximenavillab


1. Ayer me contaban una historia de "tranformación religiosa"
2. Un colombiano acusado de tener $14 millones de dólares en La Cañada estuvo preso algunos años

3. Mientras estaba preso consiguió que su abogado le llevara un encuentro religioso a la cárcel
4. Durante un fin de semana, miembros de Casa de Dios estuvieron dentro de la cárcel transformando a los reos.
5. Al finalizar el encuentro, 272 reos se habían convertido al cristianismo y el colombiano había decidido ser pastor.
6. El colombiano salió libre y ahora dirige una iglesia con 3 mil seguidores en Colombia.

7. Hace unos años invitó a su abogado a Colombia para dar su testimonio. Y contó "así convertí a este hombre malo, es un hombre bueno.





May 29, 2013

Tuit-Corridos y sus valiosos autores.


 Nota de la filistea: léase con la voz de los Tigres del Norte, con el acordión, la guitarra, el bajo, la batería y si quiere póngale la música de la banda del carro rojo o por qué no. . . con aquella que dice, "cuando alguien muere siempre se le mandan flores y tu ni flores vas a recibir de mí" Chachayyy!


Todo empezó cuando lanzé un Tarantino-Tuit, pasó en mi colonia, una historia de balazos y muerte. Fea como los narco-corridos, a diferencia que el Tarantino-tuit no perseguía idolatrar al narcotraficante o adornarse de cuernos de chivo, pistolas de oro y algún paquete de cocaína como escenario. Más bien, fuer relatado desde el lado receptor, los traumas e imágenes que dejan presenciar un asesinato que aunque es cosa de todos los días en Guatemala no deja de ser traumante.

Y bueno, después se nos ocurrió nombrarlos Tuit-corridos, quitándole lo narco y dejando nada más (sin el ánimo de minimizar) el suceso trágico combinando un poco de gracia o final feliz, donde los protagonistas salen ilesos o al menos sin afectarse más allá de un trauma emocional que se quite publicandolo.

Los que tienen Twitter saben de qué hablo, los que no, los párrafos anteriores quisieron explicar un poco el "purrun" del ejercicio que rasgando lo literario nos atrevimos a usar llamándolo Tuitcorrido, escrito en varios tuits de 140 espacios (o menos), numerados y con un título a manera de moñito.
Pongo a continuación los primeros 4  Tuitcorridos y sus autores. Sirvase pues, emplear estas letras como una presentación carente de humildad pero si con mucho aprecio y admiración a los que decidieron escribir uno, es decir, un Tuitcorrido y permitirme publicarlo. Ahí les van.

Autor @eleve.
(título pendiente)


1. En plena explosión de hormonas mi mamá dejaba que me visitaran mis amigos-pretendientes pero jamás los dejaba entrar a la casa.

2. Teníamos unas gradas en la entrada principal de la casa, es decir, la única puerta que daba a la calle hasta ahí llegaban los susodichos.

3. Uno, al que nunca le entendí que quería conmigo, sufría las tardes de domingo sin ninguna esperanza, sentado paciente hablando de poesía

4. Yo disertaba sobre la soledad y el pobre soportaba estoico, sufriendo en su lenguaje figurado para evitar la negativa. Así pasaron meses

5. Una tarde de lluvia, la noche nos ganó y terminamos bien cerquita, uno al lado del otro teorizando sobre el amor. El pobre hasta sonreía

6. De repente tronó algo. Llovía y no entendimos qué fue el bulto que se atravesó con furia frente a nosotros. Una sombra contundente.

7. Un borracho no balanceó el giro en la vuelta y se estrelló en la pared a medio metro nuestro. No entendíamos. El tipo retrocedió y huyó.

8. Todavía mudos, vimos a mi hermano estacionar de prisa, bajarse de su jeep y correr detrás del tipo. Llevaba un arma y apuntó.

9. Nos levantamos de un salto y corrimos a detenerlo. El arma se trabó. Mi hermano lloraba y nosotros seguíamos mudos.

10. Apenas logramos reaccionar vimos la pared desecha y entendimos qué había pasado. Mi hermano guardó el arma y se calmó. Todos respiramos

11. Desde entonces, siempre que estábamos cerca, algún accidente menor nos separaba. El karma siempre fue implacable con nosotros.

12. Y mi hermano... Sigue siendo el dramático de la familia. Fin.


* * * 

Autor @cuete
 
"FLORES EN MANO"


 1. Perfumado, recién bañado, dulcito de menta en la boca y flores compradas en el camino salí.

2. Era la primera visita formal a la casa de la dueña de mi corazón, mocoso yo en ese entonces.

3. Eran las 6 de la tarde en la zona 1, empezaba a oscurecer en las calles somnolientas y húmedas.

4. Llegué a encontrar el portón abierto, el carro de su viejo afuera, encendido.

5. Ni un alma se veía desde afuera, toqué la puerta, dije el respetuoso "buenas" y entré.

6. Un amable joven apareció y dijo "qué tal vos, pasá adelante" (algún primo pensé).

7. Avancé pensando "esto huele mal", a pesar de que yo iba perfumado con el ramo de rosas amarillas en la mano.

8. A medio metro iba cuando sacó una 45 el chavo y me dice "entrá vos hijodelagranputa", directo al comedor con la familia

9. Todos observamos cómo se llevaban electrodomésticos, joyas y dinero de las billeteras. Como ver hojitas dirigirse hacia un hormiguero.

10. Seguí llegando religiosamente por 5 años más, a veces incluso con flores. De esas cosas que lo unen más a uno.

11. Zona 1 de mis amores, por eso no te cambio (fin).


* * *


Autor @crgarciag

"DOS VECES GUAQUEADO"


1. Yo tenía 17 años y estaba aprendiendo a chupar. Con un cuate nos juntábamos a eso de medio día en alguna tienda del centro

2. Había que hacerse el machito, entonces cada uno nos tomábamos lo que aguantáramos.
3. Mi récord fueron 7 litros. A eso del quinto eché la primera guaqueada. A eso del sexto eché la segunda guaqueada.

4. Así que los últimos tres litros tenían un sabor digamos, agridulce...

5. En esa época me quedaba a dormir donde una de mis hermanas

6. Esa vez llegué como a las 11 de la noche, pero las luces estaban encendidas.

7. Entonces se me ocurrió quedarme en las gradas de la casa a esperar que apagaran las luces... Cuando desperté eran las 4 de la mañana.
 8. Abrí la puerta y entré. Todo estaba oscuro pero como me educaron bien...

9. Se me ocurrió cepillarme los dientes antes de dormir y en eso mi hermana, que estaba embarazada.
10. Salió de su cuarto a hacer pipí. Me vio la cara, sintió el estoque y me dijo: "andá a dormite. Mañana hablamos seriamente".
11. Al día siguiente estábamos almorzando mis 4 hermanos mayores, mis papás y yo, con una de mis peores gomas

12. "Tenemos que hablar seriamente", dijo mi hermana en un momento. Yo respiré profundo y tragué saliva con sabor a guaro.
13. Cuando sentía que tendría la regañada de mi vida, ella empezó a hablar de otra cosa, pero todos mis hermanos me miraban sonriendo.
14. Desde entonces duermo siempre en una cama después de chupar, nunca más en el piso. Fin.


* * * 

Autor @aamg580 

"AMORES Y PUTEADAS EN PLENA BORRACHERA"


1. Era una noche de verano, tenía 16 años, era de esos tiempos en los que aún podías sentarte frente a tu casa a platicar con los cuates.
2. Yo no tenía amigas en mi cuadra así que me hice amiga de la mujer del mejor amigo de mi hermano, ella tenía 14 años y el marido 20

3. Mi hermano y Luis (su mejor amigo) se fueron de joda y yo me quedé sentada en la calle con Mayra (La mujer de Luis) y con la mamá de Luis
 4. Ese día, Doña Nieves (La mamá d Luis) estaba de pleito con el marido (el viejo le quemaba el rancho) y yo me había peleado con mi novio

5. Mayra no estaba muy cristiana con que Luis se hubiera ido a joder con mi hermano, así q las 3 estábamos emputadas y con ganas de un trago

6. Doña Nieves tenía tienda, así q le dijo a Mayra que entrara a la casa y sacara 1 litro de Coca cola, 1 octavo de venado y algo para picar

7. Sacó hielo, vasos y le entramos al octavo sin pensarlo, lo jodido fue que no nos quitamos las ganas sino que nos picamos más.
8. En medio del trago estábamos cuando los patojos llegaron y Doña Nieves ni lenta ni perezosa los mando a comprar 1 gordito de Venado.
 9. Yo ya estaba medio entonada cuando vi pasar a mi traido, el cabrón me había mandado a la chingada para poder salir con sus cuates

10. Él pendejo tuvo el descaro de llamarme al Cel para reclamarme por estar ahí, como si él fuera un santo. Nos dimos una buena alegada.
11. Así qué cuando los patojos llegaron con el gordito de venado, le entré con más ganas. Estaba emputada xq ese pendejo no me valoraba

12. Mi viejo siempre me pegaba por él, mi hermano lo odiaba. Era feo y tenía mala fama pero yo andaba con él por joder a mis papás

13. Las 3 terminamos hiper a matraca, yo cometí el error de comer mientras bebía (grave error) y todo me empezó a dar vueltas

14. Mi hermano estaba furioso, hubo un momento en el que perdí la conciencia. Cuando desperté, me estaban dando café caliente y amargo.
15. En medio de mi borrachera le decía a mi hermano: "Manolo, llévame a la casa". Él respondía: "¿¡Cómo putas te voy a llevar así!?"

16. Yo le respondía: "Cargadita, hombre. Cargadita". Él cada vez más emputado me decía: ¡Sho, pizada. Una v€#%*€@da te debería de dar!
17. Medio recuerdo q me llevaron arrastrada a la casa (Vivíamos a 3 casas de ahí) No sé como le hizo para subir las gradas conmigo en brazos
18. El muy pendejo abrió la puerta de mi cuarto y me tiro a la cama, recuerdo q caí boca abajo, me tiró tan fuerte q hasta la nariz me dolió

19. No sé a q hora desperté temblando de frío, me habían bañado con todo y ropa, estaba guaqueada y me ardía la trompa por el café caliente

20. Ya en mis 5 sentidos me cayó la pateada, en mi borrachera confesé cosas frente a mi hermano. Desde entonces no he vuelto a beber con él. Fin.

* * *


P.D. los títulos los pongo mañana.

P.D. 2 Gracias por participar y por leer.

He dicho!











May 21, 2013

Don Tito Arias y los favores que debe.

Ahora, que entramos en ese viaje de tecnicismos de leyes y política que más nos confunden, las cosas simples se quedan por debajo del velo. También en estos días el presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina está en el centro del escenario, a veces se le ve solo, otras veces acompañado y otras simplemente se va la señal y desaparece entre rayas de colores. Cual víl camaleón.

Tito Arias o sea el presidente de Guatemala, nos empezó a restregar en la cara desde el momento que se sentó en la güayaba, que aquí sólo sus chicharrones tronaban. Se metió a la bolsa a muchos capitalinos  que creían ver al mesías salvador que los llevaría a la tierra prometida después de ahogar en el mar de mano dura a un hijpuetal de extorcionistas y asesinos que tenían al pueblo de rodillas. Falló, como cualquier candidato que promete y no cumple. Si nos vemos con sinceridad, eso esperaba mucha gente, que al otro día apareciera el valle de la ciudad de Guatemala lleno de mareros muertos para barrer el fantasma. Mano dura a la criminalidad.
Pasado el tiempo se dedicó menos a lo que se tenía que dedicar. Pero una cosa que me llama mucho la atención y es la concesión de favores a causa de qué.
Bien, el año pasado elPeriódico publicó varias fotos de Las Fiesas Julías en el departamento de Huehuetenango. En el foto-reportaje se lee textualmente: 

Poco a poco se difunden las instantáneas del desfile hípico que encabezó el presidente Otto Pérez Molina en Huehuetenango. Él, la vicepresidenta Roxana Baldetti y la diputada Emilenne Mazariegos participaron en la actividad que se celebró en julio de 2012. En aquella zona, fronteriza con México, se libró uno de los enfrentamientos más sangrientos entre narcotraficantes. Se trata de la matanza de Agua Zarca, en Santa Ana Huista, protagonizada entre los carteles de El Golfo y Sinaloa.

La mayoría de los participantes en el desfile portaron sus armas sin ser miembros de la seguridad del Presidente, aunque la ley contra armas prohíba que las personas porten las mismas y sean visibles.
Mas claro ni el agua. La pregunta que nos hicimos fue ¿Qué hace el presidente desfilando en caballo y prestándo su figura a estas personas? La respuesta para mí es PAGANDO FAVORES.

Hace poco lo vimos en el púlpito de la iglesia Casa de Dios "predicando" y aconsejando como hombre de dios en un lugar donde los políticos no deben participar porque religión y política no están bien vistos juntos, pero él estaba ahí, junto a uno de los "milagreros" mas estafadores que existen. Pagando favores otra vez?

Ahora con esto de la resolución de la Corte de Constitucionalidad y el regresar al juicio nuevamente teniendo la autoridad (como máxima autoridad) de evitar anular una sentencia por genocidio al genocida Rios Montt, otra vez Otto Pérez Molina accede y no hace nada, me pregunto nuevamente. ¿Pagando favores?

No pretendo entrar en investigaciones de Narco Corridos, no los escucho, pero si me llama la atención como las cosas ya no se esconden, son luces que brillan tanto que quizá por eso cegan a cualquiera.
Pero, encontré un corrido se llama Dámaso, el cantante hace alusión a Dámaso Perez Nuñez a quién le llamaban licenciado, fue subdirector de vigilancia en la cárcel de Puente Grande donde se encontraba el Chapo Guzmán, dos meses antes Dámaso renunció y al parecer esto fue estrategía para ayudar a la fuga del narcotraficante. Fue elegido síndico de El Dorado, Culiacán Sinaloa. 

Ahora bien, como dije antes sin caer en estudios de narco-corridos éste si es un ejemplo de como se pagan favores, no lo digo yo, lo dice la canción que usted puede escuchar aquí, donde claramente el cantante grita "aquí está su corrido viejón, lo prometido es deuda" lo demás escúchelo si puede, si no es que termina vomitando de la asquerosidad de los políticos al decir que no tienen manchadas de sangre las manos.
Cualquier parecido con la realidad guatemalteca es pura coincidencia verdad Otto Perez Molina?



P. D.El foto-reportaje se puede ver aquí http://elperiodico.com.gt/es/20130225/galeria/225243/

May 08, 2013

El Circo y el elefante que nunca dio función.


 
Imagen de Google.




A una altura de cinco metros, en el último peldaño de la escalera, de pie, sosteniendo una varilla negra de metal, está una mujer de curvas mal repartidas esperando el turno de caminar por el lazo suspendido.

En aquel tiempo teníamos la ventaja de tener un espacio abierto frente a la colonia, ahí llegaba la fería y se hacían competencias, pero ahora, era el Circo. Una carpa descocida y desteñida -desterrada- apareció una tarde. Dos camiones enormes bultos y palos de madera, uno que otro mono y ni un solo enano. ¿Era realmente un circo?


Ella vestía un leotardo negro con medias blancas y unos zapatos rojos de bailarina, tan brillantes como los de Dorothy. El primer zapato, se sostiene sobre el lazo que por la tensión y el peso hace movimientos nerviosos, muy extraños. Un payaso bastante malhablado aporrea un tambor, que se escucha como el aleteo-ataque de Los Pájaros de Hitchcock.

El circo, fue mi primer experimento (como espectadora) sobre la burla y la maldad. Y para eso tengo que contar una breve historia de los hijos de doña Angustias, tres varones que nacieron sin manos ni pies, pero que caminan, manejan biclecta, fuman y en la colonia les llamábamos "los cusos". Ellos merecen una historia aparte, pero recuerdo esta escena en particular. El momento de los aplausos, ellos cruzaban los brazos mientras sus amigos empuñaban las manos y aplaudían haciéndoles burla, ellos solamente se sonrojaban y reían por no llorar.


El zapato rojo brillante se sostiene y muy pegadito le sigue el otro, centímetros arriba el talón. Firme. Centímetros arriba la rodilla. Firme. Pulgadas arriba la cadera. Firme. Centímetros arriba su extensa barriga de 6 meses de embarazo. Firme. Pulgadas arriba hacia la izquierda, su corazón. Danzando en sístole y diástole al ritmo del aleteo del tambor payaso. Ahora los zapatos rojos cruzan la tercera parte del lazo que ha empezado a tambalear.

Después que instalaron la carpa llegó un camión con un ELEFANTE. Claramente mi madre dijo: No, nadie va al circo, si ese elefante no está "domesticado" los puede atacar. Yo me imaginé bajo las enormes patas del elefante tratando de escapar, mientras la gente corría por salvar su vida. De mis vecinos se podía esperar cualquier cosa, hasta que me dejaran morir cual vil niña de tercero de primaria aplastada. Pero el elefante no era el problema, el problema era un mono esquéletico y bastante feo que amarraron en un palo cerca de la señora que vendía tortillas, ese día infortunado, a mi hermano lo abrazó el mono, mientras él pegaba de gritos boté las tortillas mientras jalaba de un pie a mi pobre hermanito. Al final, mis gritos desesperaron al mono que lo soltó, fue una hazaña quijotesca que tiene como moraleja: nunca subestimen los gritos de una mujer.


El payaso está cometiendo un tremendo error, las alas de Los Pájaros despertaron al individuo de seis meses de gestación que gruño y lanzó un movimiento que en el fútbol se le conoce como panzazo y ha hecho tambalear a la mamá, la varilla de metal se cayó. Los aplausos son muchos, las risas, las porras, los hurras, las porras, las burlas, estornudos, nerviosismo, un pandemónium, enloquecidos. Ella se sigue tambaleando, la firmeza de sus tobillos, desapareció, nunca más, como el cuervo, perdón, los pájaros de hitchcock atacándola, se cae, se cae, se sostiene. ¡¡Uff logró sostenerse...

Mi mamá ordenó que nadie iba al circo, y así fue como lo dijo, pero asi también fue desobedecida. No podía perderme el hecho que había superado por fin, mi temor a los payasos y ahora podía reirme libremente de ellos, ¿con ellos? ¡A chis quién dijo miedo! Hachís, aaachú, cannabis, risas y mas risas. Di, no a las drogas. El circo ofrece el acto de sus artistas, aunque el graderío está formado de artitas subterráneos que se llaman espectadores que pagan por ofrecer el más vil y patético capítulo de sus vidas, protagonistas de la maldad que quieren ver al león degollar, al payaso equivocarse, no van por risas ni a recibir alegría, van a demostrar que la maldad puede esconderse bajo la carpa de la sonrisa y que tienen dinero para pagar un circo de mala muerte que tiene un ELEFANTE.


La mujer se sostiene. A la gente no le gusta, vuelve a ponerse en pie sin la varilla, vé al payaso y le dice que deje de maltratar al tambor, el payaso es sordo, lo hace con más fuerza por fin dos pasos para terminar de cruzar el lazo, la tensión cede, ella no es Dorothy, ella no tiene amigos, ni el león ni el hombre de hojalata, ella está sola, ella se cae, la caída no se puede registrar ni medir como sus los centímetros de su talones. Fue una caída rápida, como las acciones en la bolsa, como el rayo que toca el suelo, ella lo tocó, está desmayada, las risas se apagan, miles de versiones de como se cayó, alguien llama a los bomberos, nunca llegan, se van al centro de salud. No se sabe nada.

El circo y sus focos débiles iluminan la noche. Al otro día no hay función, ni el fin de semana. El lunes la carpa se deshace, regresan los camiones, se llevan los palos de madera, los bultos, los monos, por último el elefante. Y el circo se va, se va, se fue. Nunca regresó. ¿Será?


















April 29, 2013

"La Transformers"





 foto tomada de Google



Me he inspirado en la columna de Juan Carlos Lemus, acerca de la hermandad en los Barrios Bajos de la ciudad de Guatemala.

De niños en mi cuadra todos éramos muy unidos. Las puertas de las casas vecinas siempre estaban abiertas y los “amigos” entrábamos en la casa de los otros muchas veces sin tocar o preguntar, como si todo nos pertenecía. Nuestros juegos eran de lo más comunes, “escondite, tenta, saltar la cuerda, ir al barranco como exploradores, subir a los árboles de los vecinos a robar guayabas y granadas, ver las caricaturas en la tarde, jugar cincos, avioncito etc.”

Y esto me recordó una historia de “Unidad”. Un día estábamos jugando en la banqueta damas chinas; siempre pasaban unos mormones por ahí que nos saludaban y nos daban dulces, ese día vieron que jugábamos con un cartón y nos dijeron que al otro día nos iban a llevar un regalo, para nuestra sorpresa fue un juego completo de Ajedrez. Nos enseñaron a jugar aunque muy pocos aprendimos y después hasta les ganábamos.

Enfrente de la cuadra había un terreno vacío que usábamos para jugar beisbol con un palo y una pelota de plástico que se ponchaba a cada rato. Creo que los Elderes se apenaron de vernos jugar con eso y quizá pensaron que esos pobres niños tercermundistas “yankees wannabes” necesitaban conocer un verdadero bate de beisbol. Ese día fue uno de los más alegres, nos llevaron un bate y tres pelotas de beis, no cabíamos en nuestro mundo de fortuna. Todos se querían llevar el bate ese día para la casa hasta que nos turnamos cuidarlo una noche cada uno.
Pero nada se comparaba con la tarde que frente al pelotón de fusilamiento había de recordar el día que la primera bicicleta apareció como un regalo del mismo Dios.
Ese día mientras todos estábamos jugando apareció la Ruth con su bicicleta, era como haber visto el mismo cometa Halley pasar frente a nosotros (así de fantástico) ¡¡Puta, tenemos bicicleta!! Más nos tardó la emoción que la Ruth en negarse a dejarnos subir en su bicicleta. Así que aquí empezó la operación “ley del hielo” mientras ella no accediera a dejarnos manejar la bicicleta nadie en el grupo le iba a hablar. A los dos días terminó aceptando que vivir sin amigos (tan incondicionales y solidarios como nosotros) era imposible.

Entonces, empezó la peleadera de turnos y aquello de yo manejo, vos te vas atrás, vos te vas adelante, pongamos un rampa, saltemos desde aquí y desde allá, como a la semana “nuestra bicicleta” ya no tenía frenos los cables estaban totalmente rotos, decidimos que íbamos a meter el pie entre la llanta delantera y poco a poco íbamos a frenar, pero como los zapatos se estaban haciendo “pedazos” le pusimos un pedazo de llanta que el señor del pinchazo nos cortó para que sirviera como freno y no se gastarán las suelas de los zapatos. Éramos realmente creativos.

Quizá no tenía un mes de uso y la bicicleta no tenía llanta delantera estaba completamente gastada, el mismo señor del pinchazo nos regaló una llanta grande y le pagamos Q 2.25 para que nos pusiera una nueva que estaba mucho más grande y que la desniveló y que hasta ahora no entiendo como hizo para ponérsela. Pero nosotros habíamos cambiado la alegría del bate y las pelotas de beisbol por una bicicleta que nos transportaba por los charcos, por la carretera de tierra, por la montañita de tierra que daba frente al barranco y que sólo porque la buena suerte nos sostuvo no caímos ahí desparramados.

Al final le apodamos “la transformers” la Ruth nos contó como llevó cincho porque su mamá le decía que no prestara su bicicleta pero ninguna amenaza fue tan fuerte como aquella de verse sin amigos y terminar jugando sola. La transformers no daba para más al segundo mes solo aceptaba un pasajero (es decir aparte del que la manejaba) y soñábamos con ajustar para comprar un BMX y jugar a las carreritas.  Pasaron los días y la Transformers murió en el campo de batalla y tuvimos que regresar a nuestros juegos de pelota y demás actividades sanas… de pronto como emergida de un sueño o de una puerta tridimensional aparece la Glenda y el Lubin con su BMX dispuesta a servirle a ese ejercito de patojos como un instrumento de diversión mientras que la transformers era una reliquia de museo que el señor del pinchazo compró por 5 Quetzales que gastamos en el futío cuando llegó la Feria de la colonia.


¡He dicho y recordado!


P.D. y eso que no les he contado cuando llegó el circo y el accidente de la trapecista, mejor dicho, de la chava que caminaba en la cuerda floja. Proximamente.


April 28, 2013

El apóstol de los ricos y el presidente alabado.


Ayer 27 de Abril, sentí como me restregaban en la cara un trapo podrido con el olor a corrupción y desfachatéz. Mas hediondo imposible.
Vimos como nos toreaba el presidente de la republica de Guatemala: Otto Perez Molina, de una forma magistral, se burlaba en nuestra narices frente a un púlpito de Iglesia que muchos dicen cuesta 45 millones de Quetzales, o puede ser que más.
Desde el púlpito de la consagración (según los asistentes) el presidente decía que admiraba al Pastor Cash Luna porque él demostraba que todo era posible en Guatemala. Mientras aquél hacía una señal de ¡¡Yes!! al mejor estilo de celebración.

Entre risas de descaro se echaban flores cada uno. El apóstol sube al estrado y dice: ¡Qué buen predicador es el presidente! Y todo mundo riéndose de la gracia del pastor.

Después sigue un sermón acerca del vino, chistes sin gracia, un versículo de la biblia, otro chiste sin gracia, y así. . . hasta que me imagino y estoy casi segura después de la consagración del templo tenían una mesa reservada en algún restaurante donde asiste la "high society" para celebrar el triunfo de la gracia del Señor Jesucristo.

Lo demás, los buenos cristianos y personas de buena voluntad quizá se fueron a su casa felices de pensar que un día ellos pueden tener el traje que viste el pastor, el reloj que tiene la pastora, o incluso la banda presidencial de Otto Pérez.

Todo cabe en lo posible y los milagros se hacen realidad cuando en un pais con tantas necesidades económicas, hundido en la violencia, en asesinatos diarios, en desnutrición se erige un templo de 45 millones llamado Casa De Dios.  ¿O me equivoco?

Y como dice una de mis bandas preferidas de Punk en español
SALVE



April 19, 2013

A pesar de usted mañana ha de ser otro día . . .

 #SIHUBOGENOCIDIO

Primero.
Parece que aún tenemos el miedo milenario a expresarnos abiertamente. Como si un gigante invisible tuviera sus ojos todo el tiempo sobre nosotros aplastando nuestra voluntad de expresión y de rebelión. Constamente la Iglesia y creencias medievales nos forzan a marchar derechito poniéndo como undécimo mandamiento y en la lista de pecado mortal "la protesta". ¿Tienen razón acaso? otorguemos el beneficio de la duda por aquellas protestas incendiarias que queman literalmente los mercados y negocios y nos hacen ver como desquiciados maltratando lo que nos venga enfrente.
Claro, cualquiera dirá: si usted protesta por la tarifa de autobús por qué quema el autobús. (?) En pocas palabras sería "no destruya la propiedad, desarme el sistema intelectual corrupto y burocrático".  Pero ir a la cúpula de poder y mover palancas del control sistemático es difícil, complicado, más, cuando ellos son especialistas en poner espejimos en el camino, uno tras otro, y ahí estamos atacando espejismo tras espejismo.  En una lucha de fuerza física contra cortinas de humo. La cual, a huevos, vamos a perder.

Segundo.
La facilidad de escribir (ahora) la historia es un arma de doble filo. Cuadernos, libretas, libros, poemas, internet y hasta un diario de con Hello Kitty pueden contener fragmentos de la historia. Fragmentos reales. Fragmentos falsos. Pero... ¿Qué es falso? ¿Qué es verdadero? No pretendo mostrar un "pie chart" con porcentajes coloridos. Más bien, entramos en un espacio de conciencia al que se llega por el conocimiento, mientras que la ignorancia construye abismos cada vez más profundos.
Fausto, es un buen ejemplo de esa ambición. Conocemos la copla, de la mano de Mefistófeles buscaba conocimiento se iba a las cortes celestiales, presenciaba aquelarres, ceremonias inciáticas y nada de eso le convino hasta que un día cansado se tiró sobre la hierba y la inmesidad del cielo, el aire, la tierra le revelaron la ciencia. Es un pequeño párrafo en el libro donde lo declara. Ciencia. Repito.

Tercero:
El "pequeño párrafo" del misterio de Fausto es una etiqueta, mejor dicho en mayúsculas UNA ETIQUETA. Etiquetar es fácil, como los apodos, Pedrito es de baja estatura (etiqueta: enano) Panchita es gorda (etiqueta: elefante, ballena etc) Panchito tiene acné (etiqueta: cara de pizza) ¿Ven hermanos? es fácil etiquetar pero sobre todo hay un transfondo. La figura. Y si cruzamos la cortina la etiqueta también es una ceremonia y un ritual.

Martín Lutero clavó sus tésis en la puerta de la Iglesia, una ceremonia que decía: entremos en debate, discutamos las tésis, lleguemos a un acuerdo, quitemos la cortina de polvo, hay algo más que religión y dictámenes. Sus etiquetas le dieron vuelta al calcetín religioso de aquel tiempo.

Otro Martín: Martin Luther King Jr,  con la etiqueta "I have a Dream" clavada en las conciencias, primeramente, de la gente negra de los Estados Unidos que vivían bajo un hostigamiento supremacista que los recluía de la sociedad que disfrutaba de todo a lo que todos deben de tener derecho, pero él entendía que primero debían estar convencidos los negros que ellos podían tener un sueño de igualdad que si bien no se conseguía en  un pestañazo, la semilla tenía que plantarse. En este caso el doctor Luther King Jr, usó la etiqueta "I have a Dream" (¡Ah tzingao! que bien escribo el inglés).
Es decir, una etiqueta bien usada es tan poderosa como una semilla. Y una semilla que para dar fruto tiene que morir, es así que entramos en otro terreno: La muerte.

Cuarto:
Toda mi gente hoy anda
hablando bajito
mirando en el rincón, ¿vio?
*

¿Cuánto tiempo esperaron las osamentas para ser encontradas por la Fundación de Antropología Forense de Guatemala? Décadas, semillas muertas que no vieron la luz, pero ellas mismas son la luz. El fruto, la cantidad de testigos y testimonios de gente que escuchó, recordó, que huyó en la pesadilla. En la oscuridad. Ahora Luz.

Usted que inventó ese estado
e inventó el inventar
toda la oscuridad.
*

Quinto:

#Síhubogenocidio

Nuestra etiqueta, nuestro ritual, nuestra ceremonia silenciosa en lo profundo, a grito suelto en lo público. Un pedacito de la semilla, del principio de la justicia. Nuestra arma. Nuestra voz. Pecaré de presumida si digo que estamos en la fase de fruto de aquellas semillas. Ojalá.

#Fuerzacarajo

La fuerza es un monstruo simpático, la pedimos a cada momento incluso para abrir una frasco. Un momento "muga" del que habla Abraham Maslow, todas nuestras fuerzas concentradas sin pensar en otra cosa, más no sea, en abrir el frasco.  Aquí, las tumbas se abrieron, la fuerza de la resistencia es espiritual. Siempre partícipes del ritual. No lo olvidemos.
Y así como hoy  en adelante. Colgemos la etiqueta en algún lugar de nuestra esencia, en algún lugar de nuestra vida. Ayer 18 de Abril  decenas levantaban sus etiquetas frente a la Corte Suprema de Justicia de la ciudad de Guatemala. Como una pirámide urbana donde se ofrencen los sacrificios, las calles alrededor de la CSJ parecen pasillos de algún mercado antiguo del medio oriente donde los corredores hacían de las suyas. Por ahí, estaban mis hermanos ayer en vigilia, pisando el terreno donde se negocia la libertad de culpables e inocentes. Esta vez eran guerreros sin el amor reprimido ni el grito mordido (y aquí parafraseo a Chico Buarque).
Una mañana del 19 de Abril del 2013 a treinta años de una de las tantas masacres e injusticias perpretadas por personas sujetas al mando supremo de el General Efraín Rios Montt desde el exilio y como parte del #cantón49 declaro:

Tendrá entonces que ver
al día renacer
derramando poesía.
Cómo va a silenciar
nuestro coro al cantarle
bien de frente.*


General
¿no importa cuál?:
para ser General,
como usted, General,
hay una condición fundamental:
ser un hijo de puta,
General.
-Manuel José Arce-



P. D. * la maravillosa canción A pesar de usted de Chico Buarque.

February 22, 2013

7 con Versos -poesía guatemalteca-,



Recuerdo a un hombre que gritaba ferozmente -¡Nosotros los conversos!- mientras la gente aplaudía y uno que otro intentaba hacer una ola. Nunca supe descifrar con exactitud ese discurso dicotómico de "converso e inconverso", extremos frágiles y fáciles de apuntar. Sin embargo, las pesadillas con el evangelista tropical que enjuiciaba a los inconversos aparecen muy de vez en cuando en mi archivo mental.
Hace unos meses la buena fortuna me regaló el libro 7 con Versos, escrito obviamente por siete poetas cada uno aportando su estilo, su fórmula y un manejo del lenguaje que los define. Como un pastel de siete porciones aunque en este caso uno más, como en las matemáticas 7+1=8

No me gusta corregir la plana de lo que está escrito e impreso, me vería como una cruel dictadora tropical, discípula del vil evangelista, pero hay una cosa extraña y de mucha belleza que me hace pensar que un converso, en esta caso 'con versa' se quedo fuera del título y que es necesario nombrarla: la prologuista. Se llama Gloria Hernández, ama de llaves y anfitriona del libro como San Pedro en el paraiso, aunque mucho más inteligente y perspicaz. ¿No es acaso obligatorio que el prologuista sea perspicaz? Sí, lo es. El prólogo puede ser la causa número uno de muerte o vida de una libro, claro, si es que el libro tiene prólogo.

Ella nos presenta algo más que el libro y dice: "No me duele haberme quedado fuera de la poesía. De alguna manera estoy dentro. La leo con pasión, como la fruta prohibida. Me quedé narradora. pertenezco al grupo de amigos para dar fe" ¡Momento! ¿Acaso hay aquí poesía? ¡Sí! por supuesto, admirablemente tenemos ante nuestros ojos un prologuista que hace poesía mientras presenta a los poetas. Un misterio de pocos y por la misma razón un infame pecado no leer el prólogo.

Y bueno, doy paso a lo siguiente y sobre lo que usted leerá en 7conVersos.
Los poetas y sus cartas como en una escalera de Póker donde se puede bajar y subir, leer de principio a fin y viceversa. Empiezo por las mujeres:

 Patricia Cortéz y Maya Cú.
Sus letras son representativas, en algunos momentos tímidas aunque muy abiertas, una ambiguedad que se consigue con los deseos y ambiciones femeninas, (muy femeninas) recuerdos sensuales y a la vez inseguridades. Un recorrido por la raza por la apariencia física conjugándola con lo que está atrás, aquello inmaterial que sólo las escritoras pueden mostrar. Una, enseña el cuerpo desnudo amando y reteniendo, la otra, "son", música, esa danza intelectual del maestro que hipnotiza a sus alumnos. Ambas en conjunto y una pequeña muestra de lo que escribieron.

Me perdí,
En la intrincada maraña de tu sexo
ahí donde tus piernas se amarran con tu
cuerpo
donde residen
tus semillas. . .
(Patricia Cortéz)

Historia que quisiera mía
pies bailando sobre el empedrado urbano
son mestizo
son eterno
son alegre
son con ton . . .
(Maya Cú)

Memoria y Claridad
Gustavo Sánchez

Su poesía es una oda al privilegio de escribir como remedio sanador de las malas memorias. El exilio es una historia tan común en un tiempo de opresión que por lo mismo se ignora y como el poeta dice, el exilio es plano, obscuro, silencioso y con un futuro tan incierto sin lugar para los proyectos.

Alguna vez creí
que la poesía salvaría al mundo
y aunque no lo ha salvado
escribo.
Lo tiranos matan poetas
los demócratas los dejan morir en el asilo
y escribo.


Ángel Elías:
Me recuerda a esa poesía que un día rechazé por no saber como recibirla, ésa que tiene el mote de "romántica" y que los seres menos privilegiados confundimos con cursilería. Se requiere más que entender la "vida sencilla" (como aquel poema de Octavio Paz) para llamar las cosas por su nombre y adornarlos con el tiempo, pues es invisible, impalpable pero perceptible, como la mujer en la ventana que Pablo Catel pintó.

Te he llamado así
A través de los años
aunque con rostro distinto
Tú has sido ellas
y ellas han sido mi infierno.
Regresarás, como otras
y no tendré más remedio
que quererte.


Fernando Ramos

Él es el que multiplica los panes en la mesa de los conversos, cuando su manía literaria le gana mezcla el género narrativo con la poesía y eso asusta. -nótese que hablo como toda una experta en géneros- Quizá, hay mucho que decir por el humo negro de su cerebro y el humor negro que guarda en algún lugar de su corazón, porque se mofa de lo políticamente santo y correcto. En "Poesía robada al Tedio" juega con Cronos y en capítulos sin punto final nos deja esperando la segunda parte. Somos su experimento como los juguetes que fabricaba. Se le salió lo ajedrecista y como dijo alguien por ahí como Kafka que no escribía finales, Fernando también nos deja pensando que aún no se ha escrito to. . .

Llegado el momento
las horas no avanzan
y los amigos no lo saben
pero envían versos
y no lo saben
pero con ello matan el tedio
los amigos y los versos
cambian el ritmo del viernes
y quedan las ganas de escribirlo.


Emilio Solano:
Me acuerdo que una vecina decía "estoy sosprendida" y así me quedé cuando conocí a ES -siglas de emilio solano-. Me gustó su travesía a lo colage-rococó, del centro histórico de Guatemala al mundano círculo vicioso de las redes sociales estampadas co pensamientos poéticos y quizá un consejo de como utilizarlas en beneficio del poeta. Un botón para la muestra...
 
Profecia sobre alizan Gmail con Youtube
de Youtube para sobrevivir y Twitter
es como si un niño apilara unos libros sobre la mesa
y dejara unicamente el silencio de estas palabras.


Alfonso Porres
Lecturas Inmeditas

¿Han visto alguna vez la película Armagedón? Pues yo no, pero ví adelantos y al leer el primer poema pensé que algo de cine había entre tanta visión apocalíptica. Es decir, un productor de Cine transporta sus escenas, sus efectos especiales, los guiones de los actores, los pone en un poema y ahí tenemos un foro completo para nosotros. He aquí una mutación de rollo fílmico al rollo de papel, como abrir un antiguo pergamino y dar la orden. Toma uno, toma dos. ¡Aaacción!

Se cayeron los cielos
y el mar bravó locura,
todo pasó incierto
y apenas si abrimos
los párpados
Se amontonaron las lenguas
y los brazos se ataron al suelo
incapaces de volar con los ojos
volteamos la vista a la inercia.


Bien, treinta años más tarde vengo a saber que significa lo que aquel Evangelista hijo de Altísimo gritaba, ya sé que es ser "conVerso".
ConVerso significa estar en una mesa conversando con tus amigos poetas, entre todos escribir un libro de Poesía y mandar a la mierda el miedo de irse al infierno. ¡Ouyeabeibi!

P.D.
La reseña está publicada tambien en el blog: milibrosguatemaltecos.blogspot.com donde también participo.