December 31, 2010

Recomendaciones para fin de año!

Un 'profesional' de las ciencias astrológicas dijo: Acuario ya que estas por terminar el año, limpia tu casa, todo, no dejes nada de basura para que empiezes el año con cosas nuevas. Repite este mantra: 'no guardar lo viejo'.
Uno obedece al fin y al cabo el alma es supersticiosa mientras que en la tiradera de reciclaje y con esto de aumento del pasaje me dije:  y que tal si jugamos a la Ciencia, por la Magia, rebelandonos contra los Hierofantes o tratando de imitarlos que se yo. . .


¡Zasss que sale esto! El Teorema de Pitágoras acaso?

No sé, juzgue usted. Hasta la basura tiene sus misterios!



P.S. Juan Carlos Pinto otra manera de utilizar las metrocard hermano!!!

3 comments:

Enrique said...

Ja! que buena te quedó. Seguro que Pitágoras se hubiera alegrado al ver la foto!

la-filistea said...

Enrique! Qué bueno que te gustó. Al menos no ha venido el fantasma de Pitágoras a jalarme los tenis :o)

Prosódica said...

Sin relación alguna con el post, pero como se acostumbraba, compartiendo anotaciones importantes:

“Uno de los prejuicios más extendidos y arraigados consiste en creer a pies juntillas que todo hombre posee ciertas cualidades perfectamente definidas, o sea que es bueno o malo, inteligente o tonto, enérgico o apático, etc. Nada más lejos de la verdad. Lo que si podemos decir de un hombre es que es más a menudo bueno que malo, más a menudo inteligente que tonto, más a menudo enérgico que apático, o la inversa. Pero decir, como hacemos todos los días, que determinado hombre es inteligente o tonto, malo o bueno, es desconocer completamente el verdadero carácter de la naturaleza humana. Los hombres son parecidos a los ríos, todos hechos de la misma agua, pero unos largos, otros cortos, otros lentos, otros rápidos, otros tibios y otros helados. Los hombres llevan en si el germen de todas las cualidades humanas, y según manifiesten mas una que otra, muéstrense mas o menos parecidos a si mismos, es decir, a lo que tienen costumbre de parecer. En algunos hombres, estos cambios son raros y tardan mucho tiempo en prepararse, mientras que en otros son rápidos y se suceden con frecuencia”.

L. N. Tolstoi. “Resurrección”. Capitulo LIX. (Claro, las faltas de ortografía son mías).

Un fuerte abrazo y recordándote con aprecio.