May 11, 2008

"To be, or not to be: that is the purrum"



If you see something, say something.

(traducción)
Si ves algo, acúsalo con tu mamá kiko.



Estratégicamente las calles de Manhattan, están tatuadas casi en todas las esquinas, buses o trenes, con letreros amarillos para que estés pendiente de los que te rodean.Sí, nos tienen entre "ser oreja o no serlo".Es como una manera de cuidarnos las espaldas, así seamos de este país o no, todos (¡todos!) tenemos la obligación de denunciar cualquier cosa "extraña" que veamos o altere la tranquilidad Neoyorkina, es más, todos los días a horarios específicos recibimos nuestra cucharadita de aviso por la tele, periódicos y los letreritos amarillos.No hay santo día del Señor, que no pasemos por el péndulo.


Paso siguiente: poner en acción la frase publicitaria, esto equivale que todos somos sospechosos, hasta que se demuestre lo contrario, si de pronto te pica la oreja y utilizas el dedo meñique moviéndolo con rápidez para quitarte el agua del bañito mañanero, por lo menos dos o tres personas te verán con cuidadoso nerviosismo, si tienes la mala suerte que el celular comienze a sonar, eres candidato a ser denunciado.Parece que exagero, pero no es asi; (¡remember if you see....!) .

Una magnífica estrategia de "el autoaprecio social". La neta que sí compai, es decir...valemos como sociedad neoyorkina, como habitantes de Los Estados Unidos de Norte América, merecemos vivir en paz, la tranquilidad es nuestra dádiva divina y nuestra responsabilidad brothá, es sostenerla.

¿Qué hacer en este caso? simple, muy simple... de-nun-ciar, tienes el amparo del eslogan amarillo, servir como puente para que las autoridades tomen función de aplicar la ley si se encuentra al sospechoso culpable de conspiración, terrorismo o cualquier delito.Y si fue una falsa alarma no hay de que preocuparse, cumpliste tu deber ciudadano.

Démosle la vuelta al calcetín, crucemos la frontera la que está hacia abajo, ahí es otra la realidad, los que dominan el territorio te obligan a callar, aquí no hay "cartelitos amarillos en los postes" aquí hay "mensajes sanguíneos":

"¡Si dices algo...ya sabes lo que te espera!"
"¡Abre la boca y serás el próximo!"
"¡Te lo advertimos hijo de puta...no nos hiciste caso ya ves!"


!Qué diferencia!, el contraste más brutal el otro lado de la moneda definitivamente, allá el compromiso es callar, es la dósis diaria de intimidación, el péndulo censurador nos tiene los párpados decaídos, la Ley Mordaza en pleno esplendor. Las ley inválida socarronamente nos dá las malas nuevas, los sentimientos se corrompen, mi hermano deja de serlo cuándo es perseguido o extorcionado, no puedo darle la mano, porque decreto mi ruina y la de mi familia. Así son las obras teatrales por allá, actores que representamos el mejor papel pusilánime.

Siendo justos y diviendo la culpa, los talleres manuales de nuestros líderes tuvieron como material el pueblo para llevar a cabo la gran obra, la transmutación infalible de ignorantes en verdugos es una de las claves para resolver el acertijo. "Dale un arma a un ignorante y verás de lo que es capaz", es igual si le das un lápiz y papel, o lo pones frente a un puesto de alto mando. El complejo del "muy uy yu yuiii" es contagioso, los del escalón de abajo se lo pasan al siguiente éstos a su vez lo contagian a sus subordinados y la cadena sigue fiel el camino hasta llegar al último peldaño donde se encuentran las víctimas o el material manipulable.

Aquí comienza la película de terror, los vampiros al acecho, ¡vaya!, Bram Stoker, hizo un trabajo de párvulos, comparados a estos personajes de sed insaciable, mercenarios de la pluma, de voces pero no de ideales, como arañas tejiendo las redes en cualquier esquina a ver quién cae entre ellas y ser sacrificado.Los redentores son llevados a la cruz y los Barrabases son liberados.La Ley Mordaza sigue centelleando, las visiones inyectan terror más vale callar o esperar el mismo final de los que yacen como ejemplo de rebelión.Así poco a poco, nos dimos la espalda, los cartelitos amarillos nisiquiera nos hacen cosquillas, evitamos verlos, con cuchicheos nos pasamos la clave para saber quienes estamos en la lucha.

Dicen que la esperanza es lo último que muere...después de los puntos suspensivos existirá un pueblo que se levante del miedo, los dedos hermanos se enlazarán, los hombros erguidos serán los más fieles bastiones, sólo en ese momento se dirá allá después de la frontera. . .
if You See Something, Say Something.¡ASÍ SEA!


Photo: from www.mta.info

13 comments:

esnecesariohabervivido said...

that is the purrun vaaa... jajajaja

no crees que eso de que todo el mundo es sospechoso más bien es paranoia? una sociedad aterrorizada confía más en las autoridades y por tanto más sumisa....???

Alejandro said...

Que interesante la entrada de hoy. Cuando regrese a Guate por unas semanas en el 2007, pase por Estados Unidos unos dias. Me llamo la atencion el sistema de seguridad, que en el aeropuerto practicamente decian que era prohibido hacer chistes para no entorpecer el trabajo de la seguridad. Como dice "esnecesariohabervivido", es paranoia.

JOHAN BUSH WALLS said...

De cualquier modo, estamos inmersos en la paranoia, el sistema de terror es el mismo en cualquier lado, solo cambian los encargados de ejecutarlo. Tal parece que, de aquel lado, la versión del Big Brother (el de Orwell, por supuesto), está cada vez más presente, aunque haya sido creado pensando en un estado totalitario. De este lado tenemos la peor versión: "El vil brother".

Salu pue

EDS said...

Está chilero este post vos. Es de lamentar que la cultura guatemalteca ya está adoctrinada a la resignación: Si te atienden mal en un comercio, si te trata mal la autoridad, si sabes que tu vecino vende drogas, si te están extorsionando... y un interminable etcétera.


Acá de este lado del calcetín, no existe la seguridad ni la garantía de que te ayuden al denunciar, pues ya son muchos los casos en los que se sabe que la misma policía está metida en el asunto. así que de este lado VIVIR O NO VIVIR, ESE ES EL PROBLEMA.

Excelente post prima como siempre, ay nos controlamos al ratón...

Yo Creativo said...

Me gusto tu comentario inicial,astuto.

Aqui todos somos freaks del terror, ya somos adictos a la paranoia de ser guatemaltecos.

La Filistea said...

Rebek:
Ése presisamente es la parte del cuento, 'la sociedad con pánico' pero a la vez depositando toda la confianza en "sus autoridades" para salvaguardar su comunidad.Es interesante esto realmente.

Alejandro:
Una noticia re-curiosa.Un presentador de chismes, que utiliza la frase "bomba" para dar el último escándalo farandulero, dice que estaba en el aeropuerto y que una señora le grita ¡Bomba! como saludo y la policía lo detuvo.Haciendo miles de investigaciones, eso lo leí en uno de los periódicos por acá.

Debo de confesar que yo no lo veo tan malo, lo que parece irónico es que ellos también colaboran en el otro lado de la moneda como verdugos.

Johan:
Exactamente, nada más se cambian los papeles,lo resumiste perfecto.Mas eso de "El vil Brother".

Eds:
Los altavoces allá son de intimidación, lo "mas pior" ni para donde correr, quizá de ahí se deribe el hacer justicia propia.Donde 'casualmente' el que venga la ofensa viene siendo el acusado y sentenciado.
Mucho que decir, a veces uno se siente egoísta al saber que no pasamos lo mismo que los que están allá.
Mi solidaridad primo.Será suficiente me pregunto?.

Yo creativo:
creéme que ese trauma a los que estamos fuera nos hacen sentirnos orgullosos de nuestros hermanos que aún se las juegan allá.

Andy said...

Los dos extremos son malos vos, de verdad que prefiero ni siquiera pensar en una sociedad que señala a todos como sospechosos y te invita a denunciar a todos. Eso se presta para abusos, para venganzas personales, aunque todo termine siendo una simple falsa alarma.

Callar e ignorar como nosotros acostumbramos en guate es igual de dañino.

Mas que interesante creo que es complicado y sumamente duro que un bestia tenga la capacidad de matar a otro porque le da la gana y porque lleva un pedazo de metal en el pantalón.

Lamentablemente el tiempo cuando la gente anteponía los principios y los deberes a su integridad física han pasado hace mucho, y no los culpo.

Saludotes.

EL MAPACHE said...

Estuve por acá.... dejo saludes... regresaré mañana para leerte más despacio.... si me deja el chance (ya sabes)

BESOS

Pirata Cojo said...

Poco que decir, que lo diga Rubén.

Hipocresía
(Rubén Blades)

La sociedad se desintegra
Cada familia en pie de guerra.
La corrupción y el desgobierno,
hacen de la ciudad un infierno.
Gritos y acusaciones, mentiras y traiciones,
hacen que la razón desaparezca.
Nace la indiferencia, se anula la conciencia,
y no hay ideal que no se desvanezca.

Y todo el mundo jura que no entiende
porque sus sueños hoy se vuelven mierda.
Y me hablan del pasado en el presente,
culpando a los demás por el problema
de nuestra común hipocresía.

El corazón se hace trinchera
Su lema es sálvese quien pueda.
Y así, la cara del amigo
se funde en la del enemigo.
Los medios de información
aumentan la confusión,
y la verdad es mentira y viceversa.
Nuestra desilusión crea desesperación,
y el ciclo se repite con más fuerza.
Y perdida entre la cacofonía
se ahoga la voluntad de un pueblo entero.
Y entre el insulto y el Ave María, no distingo
entre preso y carcelero, adentro de la ¡hipocresía!

Ya no hay izquierdas ni derechas,
sólo hay excusas y pretextos.
Una retórica maltrecha,
para un planeta de ambidiestros.
No hay unión familiar, ni justicia social,
ni solidaridad con el vecino.
De allí es que surge el mal, y el abuso oficial
termina por cerrarnos el camino.

Y todo el mundo insiste que no entiende
por que los sueños de hoy se vuelven mierda.
Y hablamos del pasado en el presente,
dejando que el futuro se nos pierda,
viviendo entre la hipocresía.

Nohema Rios said...

Hola, de visita por tu blog, muy interesante tu post y pues sí, es muy triste esta situación, ya sabes "el que no corre, vuela".
Abrazos!!

Mónica Lima Quinto said...

Eso no es nada nuevo, acá en Guatemala no tenemos terroristas, pero si amigos de lo ajeno, me da mucho temor viajar a la Capital, ya que donde vivo es muy tranquilo, acá puedo andar con mis cosas a la vista, en Guatemala no, pero es la herencia de la sociedad capitalista, bien dicen que "donde está tu tesoro está tu corazón"
Saludos

EL ENMASCARADO said...

TENES RAZON..

En la sociedad de George Orwell, vigilancia extrema es la instrumentalizacion de los civiles a los propositos todopoderosos del 'Big Brother'

yo digo..
SI VES ALGO...CALLATE LA BOCA!

La Filistea said...

Andy!
Sí, los extremos son dañinos, pero en el caso de los cartelitos funciona, todo sea por la protección.Una forma distinta a la que quizá no me acostumbro de "creer y confiar" en las autoridades.

Mapache:
No problemo!.Trabaja mucho para que el fin de mes, te vayas hasta de lado.Gracias por pasar.

Pirata:
Te lo digo, siempre tenes el "as" bajo la manga.¡Qué manera de dar en el clavo amigo!
Rubén Blades; Bienvenido!.

Hola Nohema, tu, como mexicana sabes a lo que me refiero verdad?, el contraste es grande cruzando la linea, es como si se tratara de otro mundo.Con diferentes verdugos en posición de ataque.

Mónica:
La seguridad y la libertad es una de las cosas que más se valoran, y cuando encuentras un lugar así, ni ganas de regresar a lo mismo.A la cuidad de Guate, le está lloviendo sobre mojado.So sad :(.

El enmascarado:
???
Depende no?