October 08, 2012

Love Veintediez por Tania Hernandez.

Es bueno entender y aceptar –quizá- que gran parte de nuestra vida gira alrededor del sexo, o el sexo gira en nuestro eje, que se yo, de cualquier forma y como pasatiempo bien que lo disfrutamos. En el Génesis una de las primeras historias es la “chupiruleada” que le da Eva a Adán, desde ahí ya sabemos lo que eso desencadena pero no voy a entrar en ese laberinto bíblico pero sí, en otro laberinto por demás interesante, Love Veintediez de Tania Hernandez; un libro con muchas imágenes sexuales, cuentos fantásticos y con un perfil muy reconocido de realidad.

En palabras de la escritora se ve así: "se trata de cuentos muy intensos y muchos de ellos en primera persona, por lo tanto era más fácil presentarlos desde una perspectiva femenina. Eso no quiere decir que sean autobiográficos, solamente que la mirada es de una mujer"
Y sí, con esta respuesta temo que Tania ha dicho mucho, porque resume con una respuesta acertadísima y tajante la visión de una mujer sobre ciertos temas que aunque me sonroje decirlo porque es un frase trilladísima, pero, seguimos a estas alturas y con todo y que mandamos el Curiosity a Marte “viendo el sexo como un tema velado”. Y no crea que me atrevo a llamarlo persignado, tampoco lo digo por usted querido lector, lo digo por los otros, los que definitivamente no leen este blog.

Estamos expuestos o debería decir que somos vulnerables como ciudadanos (mujeres u hombres) a caer en pasiones extrañas y enfermas, podemos ser víctimas de una manera tan fácil de una mente enferma que viole nuestra libertad y nuestra pureza y eso no implica una edad específicamente. ¿Quién se atreve a ponerse en el pellejo de una persona que sufrió incesto? Tania lo hizo, en un salto atrevido y desnudo a la visión crítica  y la víctima del cuento nos deja ver que un sentimiento la persigue y da vida a un personaje vengativo o mejor dicho la misma venganza manejando y condicionando a esta muchacha que no puede apartar al monstruo.

Tania se mete en el libro y deja que su mente platique con la nuestra, como un conversatorio, somos en parte el que apunta los detalles mientras los personajes del libro esperan su turno en el diván. Nos asustaría pensar que muchas personas que hemos conocido, vecinos y familiares tuvieron que pasar por cosas tan difíciles que aunque las conocemos de nombre por los títulos de los diarios las dejamos ahí, hasta que llegue el momento del reciclaje y la tinta desaparezca por completo.

La escritora de Love Veintediez hace algo más. . . eso anótelo. Usa un lenguaje muy coloquial, inevitable leerlo en voz alta y eso hace el libro más sonoramente tridimensional. Un guatemalteco que habla como guatemalteco que hace las pausas y flexiones vocales y platica con el de la esquina  contándole la desaparición de un patojo en la cual el terror de esperar una noticia trágica es lo más acertado.- ¿Se acuerda como suena? Tania lo recrea libre y chapinamente bien.

Y hablando del lenguaje coloquial por ahí podrá ver a algunas de nuestra leyendas aquellas que nos contó Asturias o que nos recordaba o el maestro César Gaitán. La Tatuana por ejemplo una mujer misteriosa quizá de todos los “espantos” femeninos esta es una de las más conmovedoras y Love Veintediez le dio un espacio dignificante, maternal, salvadora y el símbolo de la fuga geográfica de la desesperación. Muy bueno.

Teniendo en cuenta que tengo el enorme privilegio de contactarme la invité a que cenáramos juntas en mi mansión, mientras caminábamos por los pasillos le llamó la atención el cuadro del Marqués de Sade y aprovechando que su mirada se perdió entre el retrato le pregunté . . . ¿Qué esperas del lector? se sonrojó un poco, algo extraño en ella, más esa actitud no era de timidéz sino algún vago recuerdo que aleteó entre su mente y me dijo: "¿sabes filis? Cuando publicas un texto o un libro lo liberas. A partir de allí deja de ser tuyo y se convierte en parte de las viviencias del lector. He recibido varias opiniones, me han dicho que les ha dolido leer el libro, otros que han compartido los textos, otros que se han masturbado leyendo alguno de los relatos" aquí la interrumpí porque mi garganta se secó un poco, asi que le dije que nos sentáramos y bebiéramos un poco de cerveza.

Entre beberecua y brindis me inundaban miles de preguntas, la facilidad con que había hecho el libro, casi la pude ver escribiéndolo, quizá atormentada por la emotiva publicación, llamando al ilustrador para ver cuando se organizaban en armar la pieza y recordé que ella es observadora del cine, del cual por lo visto sabe mucho asi que mi siguiente pregunta fue sobre sus influencias, su respuesta fue muy directa tanto como si ella supiera que las iba a agarrar en el aire, confieso que algunos autores no los he leído y  me sorprendió que mencionara a Poniatowska en la misma lista que Andersen, para la próxima espero profundizar en como ve a cada uno. Después de una lista de personajes literarios llegó al cine y me dijo: cineastas como Haneke, Almódovar  y July, o artistas como Galindo, Dalí y Warhol De cada uno he ido tomando elementos como lenguaje, mirada, tema, estructura, la pasión por la mezcla de lo real con lo fantástico, etc. Con Haneke y Galindo, por ejemplo, comparto la idea de que la violencia no debe ser consumible. Con Almódovar el señalar lugares posibles (más allá de los comunes) y visibilizar la diversidad.

Como puede verse el libro de Tania espera ser leído, el lector se hará sus propias opiniones o lo que el libro le sugiera. Mientras, agradezco a Tania, una más de las escritoras de las cuales podemos sentir admiración por el esfuerzo y la valentía de publicar  temas tan complejos desde un punto de vista femenino. 

He dicho!


P.D.  las ilustraciones de Love Veintediez son hermosas hechas por Ovidio Cartagena aquí un link que pueden visitar. Grabados digitales para Love Veintediez

2 comments:

ixmucane said...

Gracias Filistea, gracias por esta reseña y por invitarme tu mansión, me encantó ;)
Un gran abrazo.

la-filistea said...

You're Welcome!

De veras, esto de explorar letras de mis hermanos de Ombligo ha sido gratificante, en todos los aspectos. Y pues gracias publicamente Tania por enviarme el libro y por la confianza ... Un abrazo!

p.d. un día se nos hará que despues de tomarnos un cafecito juguemos a saltar la cuerda. :)