August 02, 2007

Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí.


Si se pudiera dar una introducción que le quedara exacta a este cuento, creo que ya muchos no nos atreveríamos a hablar sobre ese dinosaurio que desde que supimos que existió, nos dejo cavilando por un buen tiempo.

Las razones para hablar de este dinosaurio, son muchas unas talvez para lapidarlo, porque aún cuando despertamos sigue estando ahí y otras para alabarlo y darle forma de memoria que nos recuerda que aunque durmamos una siesta al estilo (bella durmiente) vamos a despertar justo a la par de quien creen? ('del dinosaurio talvez?').

Augusto Monterroso -desde el punto de vista de la filistea- es uno de esos maestros que no enseñan a leer con precaución , como que estuvieramos pisando carbones aún rojos por el fuego, un maestro que tendría a muchos en el aula levantando la mano para ser el próximo a hacer la pregunta de ¿Por qué, ese dinosaurio nos atrae tanto?, los "porques" se podrían escribir en 8 tomos de mil páginas y todavía se podrían imprimir más con los nuevos "porques" de las generaciones venideras.

Leer a Monterroso en la letra "E" es abrazarlo, es iniciarte en la lectura de tus interrogantes, es como platicar con él, y tener un diálogo, invavido de sarcásmos, ironía y sin faltar en todos los guatemaltecos esa sazón de violencia literaria.

Releer a Monterroso es socorrer al diccionario de las palabrotas para echarte cuantas querrás, porque no podes evitar convertirte en su cuate y compartir un par de copitas con licor, o de cafecito.

Ahora bien..impresionante además que un Isaac Asimov, se haya tirado tremenda frase que valió un homenaje "El humor muerde", Asimov se atrevió pronosticar sobre su vida lo siguiente:
«Los pequeños textos de La oveja negra y demás fábulas, de Augusto Monterroso, en apariencia inofensivos, muerden si uno se acerca a ellos sin la debida cautela y dejan cicatrices y presisamente por eso son provechosos. Después de leer 'El mono que quiso ser escritor satírico', jamás volveré a ser el mismo.»

Gabriel García Márquez dijo:
«Este libro hay que leerlo con las manos arriba. Su peligrosidad se funda en la sabiduría solapada y la belleza mortífera de su falta de seriedad»

Me encontré de su puño y letra un decálogo que muestra parte de lo que hablaba Márquez, y de como la exquisita crueldad literaria de su pluma, estaba bien sazonada de sal y pimienta.

Adelante maestro:

"DECÁLOGO DEL ESCRITOR"

Primero.
Cuando tengas algo que decir, dilo; cuando no, también. Escribe siempre.

Segundo.
No escribas nunca para tus contemporáneos, ni mucho menos, como hacen tantos, para tus antepasados. Hazlo para la posteridad, en la cual sin duda serás famoso, pues es bien sabido que la posteridad siempre hace justicia.

Tercero.
En ninguna circunstancia olvides el célebre dictum: "En literatura no hay nada escrito".

Cuarto.
Lo que puedas decir con cien palabras dilo con cien palabras; lo que con una, con una. No emplees nunca el término medio; así, jamas escribas nada con cincuenta palabras.

Quinto.
Aunque no lo parezca, escribir es un arte; ser escritor es ser un artista, como el artista del trapecio, o el luchador por antonomasia, que es el que lucha con el lenguaje; para esta lucha ejercítate de día y de noche.

Sexto.
Aprovecha todas las desventajas, como el insomnio, la prisión, o la pobreza; el primero hizo a Baudelaire, la segunda a Pellico y la tercera a todos tus amigos escritores; evita pues, dormir como Homero, la vida tranquila de un Byron, o ganar tanto como Bloy.

Séptimo.
No persigas el éxito. El éxito acabó con Cervantes, tan buen novelista hasta el Quijote. Aunque el éxito es siempre inevitable, procúrate un buen fracaso de vez en cuando para que tus amigos se entristezcan.

Octavo.
Fórmate un público inteligente, que se consigue más entre los ricos y los poderosos. De esta manera no te faltarán ni la comprensión ni el estímulo, que emana de estas dos únicas fuentes.

Noveno
Cree en ti, pero no tanto; duda de ti, pero no tanto. Cuando sientas duda, cree; cuando creas, duda. En esto estriba la única verdadera sabiduría que puede acompañar a un escritor.

Décimo.
Trata de decir las cosas de manera que el lector sienta siempre que en el fondo es tanto o más inteligente que tú. De vez en cuando procura que efectivamente lo sea; pero para lograr eso tendrás que ser más inteligente que él.

Undécimo.
No olvides los sentimientos de los lectores. Por lo general es lo mejor que tienen; no como tú, que careces de ellos, pues de otro modo no intentarías meterte en este oficio.

Duodécimo.
Otra vez el lector. Entre mejor escribas más lectores tendrás; mientras les des obras cada vez más refinadas, un número cada vez mayor apetecera tus creaciones; si escribes cosas para el montón nunca serás popular y nadie tratara de tocarte el saco en la calle, ni te señalara con el dedo en el supermercado.

El autor da la opción al escritor, de descartar dos de estos enunciados, y quedarse con los restantes diez
.

19 comments:

ale said...

Me encantó lo que escribiste sobre Monterroso. Comparto tu opinión y las de los grandes que incluiste en la entrada.
¡Saludos!

macros said...

Buenísimo el post, a mí Monterroso me despertó con su dinosaurio rascándome la espalda y todavía lo veo hacia arriba y lo sigo en el camino

Sergio Quemé said...

Me ha gustado mucho esta nota. Siempre me he sentido en deuda con la literatura de Monterroso, no lo he leído tanto como quisiera, pero aquello que he leído me ha logrado seducir y amarrar.
Eso no me pasa muy seguido. Pero además ese decálogo me mató. El noveno de los puntos sobretodo.
Gracias por compartir.

Pirata Cojo said...

Muy interesante crítica sobre ese gran maestro, te felicito de nuevo, ya puse a la Pooky a leer las fábulas, hay que heredar manita, que si no...

Mónica Lima Quinto said...

Nunca había escuchado de él, lo bajé del internet, leí algunas de sus fábulas.... y me encantó.
Saludos filistea, saludos a ti y a los tuyos

ACENTUANDO said...

Arrebata nuestra tención este escritor, Yo al igual que sergio me siento un tato en deuda con él porque no lo he leído tanto como debiera, pero lo que he leído me ha gustado mucho. En el colegio me tocó hacer una monografía sobre él y tuve la dicha de entrevistarlo largo y tendido. Nunca olvidaré el encuentro con él.
Este post me hizo recordar a dos aspirantes a escritores que conozco que no hay forma que les entre por la cabez y el corazón que serán de los GRANDES.
Saludos y espero verte por mi casa qe te espera el cafecito.

The Black Wizard said...

por que me es tan familiar su foto, por que me es tan familiar su obra, por que me es tan familiar extrañar su presencia, por que me es tan familiar que me desplome cuando digo un enunciado y me corrige, por que el es tan familiar.. tuve el honor de compartir muchas veces con el creador del dinosaurio y fui testigo de la forma en la que levemente con cautela y astucia guardaba silencio ante una conversación pero cuando hablaba cuando se expresaba era dejarte desalmado, fulminado e inapelable, del decalogo creo que lo mas importante que siempre hay que tener presente es: "Cuando tengas algo que decir, dilo; cuando no, también. Escribe siempre." cuando estuvo se le honro, recibio la gratitud de quienes le quisimos pero desde el cielo de los escritores mi tito lindo, de manos breves, creadoras, cariñosas y espontaneas estas disfrutando como la brevedad de tu cuento es una realidad que trasciende y que al final del dia no importa en que parte del mundo estes el dinosaurio seguira estando alli, por razones muy personales este post me recordo mucho a mi herencia y a mi cariño entrañable que alguna vez senti en vida por el, por alguna razon que es orgullo, por alguna razon que me es muy familiar, saludos filistea y que honor que alguien como tu pueda decir tanto de tito...

Anonymous said...

Hola. Me extrañaban?...

Sé que sí.

Tanto cúmulo de sabiduría me ofusca, en cada comentario.

Al Dinosaurio ya se encargaron los de Rabinal de darle su ocotazo en la mera frente... sólo faltó el chispazo. Lástima.

Mi querida Filistera, Filibustera, Filistea... yo creo que sí.

Att.

El Filibustero.

La Filistea said...

Primero que todo les estoy completamente agradecida que se hayan tomado el tiempo para leer no sólo mi introducción sino tambien el decálogo de nuestro Monterroso.

Ale:
Qué bueno que te veo, tengo la mala costumbre de no guardar algunos lugares y luego no sé ni donde dejo las cosas.
Nuestro Monterroso nos hace sentir cosas bien tzingonas verdad?.

Macross:
Un día de ocio y libertad, me puse a explorar tu blog, y me gustó mucho el cuento de un lápiz, te pido perdón para tomarlo un día en algún post.. puedo?.

Sergio Quemé:
Tienes el nombre de un primo que admiro mucho. Fijate que yo tampoco había leído mucho de Monterroso, tengo la fortuna que en esta parte de New York, hay muchas librerías que tienen libros en español y zass! que me encuentro TRIPTICO , te lo recomiendo. Ahh por cierto a la orden!

Pirata:
Vos me vas agarrando de la mano con Galeano, o sea que ahora tambien la Pooky, anda en las andadas junto conmigo, Ahh! que buena mancuerna hacemos ¿eda?.

Mónica:Voy a poner algunos cuentos de "La letra E", y vas a ver que te van a encantar, sigamos compartiendo sobre Monterroso.

Acentuando:
Si yo lo hubiera conocido, eso me hubiera servido para levantar más mi ego, y así en momentos de moco caído, me recuerdo de él y pues ni hablar adios tristeza.
Ni hablar algunos tuvieron esa dicho y yo los envidio y de la envidia mala que conste! . jaja.

P.S. Acentuando, la próxima vez dejame cerca el azúcar, porque no me gusta el café amargo y con sal como que no es lo mismo.


Mi querido Black Rapútin: (según los rusos somos unos abusivos en ponerle acento en la 'i', al monje loco. Entonces para no hacerlos enojar ... pues lo arreglé.
¡Pero que sentimiento mas limpio! me transmitiste cuando hablaste sobre Monterroso.

No cabe duda que este señor, tenía magia en las manos, y que va! el honor me lo hacen todos ustedes al pasar por aquí y por supuesto vos tambien que no dejás de echarle un ojito a la isla Chísgarabís.

A ver filibustero:
Ya es hora que comenté con el nick que lo hizo famoso por favor, expliqueme con manzanitas eso de los de Rabinal, antes que de plano diga algo que no cuadre. (¿?).

Estimado Filibustero...yo creo que nop.


Chaludos..

Pirata Cojo said...

Lo de Rabinal es de cuando apedrearon al Genocida Rios Montt en la campaña electoral pasada.

Tanino said...

que bueno recibir visitas como las tuyas. Me encantó tu post, y tu pluma (es feo decir "tus teclas").
un abrazo desde Chile.
Giuseppe Tanino

Paulo said...

Excelente post y blog. Monterroso es de los pocos chapines universales. Qué bueno que alguien se acuerde de él, acá en Guatemala. EN otros países es ampliamente comentado.
Puse un link de éste blog en The Blackbox, aunque temas completamente diferentes.
Un saludo sigue adelante.

Goathemala said...

Conocía el "decálogo" y admiro profundamente a Monterroso. Incluso creo advertir en algunos momentos su influencia en mi forma de ver el mundo. Te agradezco la cortesía de comentarme, estaré pendiente de tu blog.

--
Saludos.

Mónica Lima Quinto said...

¿Por qué cambiaste tu estrella de David?

La Filistea said...

PirataCojo: Óchéache, que a eso se refiere el Filibustero, estoy en el limbo en algunas cosas, perdón pero la distancia es así

¡Hey Tanino!Welcome to the jungle, sientete como en casa y gracias por tu saludo . Me sonrojaste..

Paulo: Cada vez que voy a tu blog, ando con libreta y lápiz en mano, para que no se me olvida la economía es una de mis fascinaciones. Yo te caigo por allá siempre. Coincidimos , Monterroso, es conocido en muchos países. Incluso creo que hay una película basada en un relato de él, pero no me acuerdo cual es!.(cosas del alzhaimer).
Abrachos.

Goathemala: A mí me pasó cuando leí "La Letra " que es una recopilación de sus fragmentos mentales -así le llamo yo- es demasiado objetivo para ver las cosas, y para algunos puede sonar hasta pedante, pero descubrí muchas cosas de él en mí que de pronto no me gustaron.

Y él me las hizo ver de una forma mas ligerita.
(bienvenido).

Éste dibujo me gusta mucho Mónica, después regreso a mi estrella.


Chaludos a todos...

Goathemala said...

Nunca lo vi pedante. Es que hoy mimar las letras y el vocabulario hacen que sea uno considerado de cualquier forma. Cada vez somos más criaturas audiovisuales que literarias, tristemente.

--
Saludos.

La Filistea said...

Goathemala:
Resumiste en una pequeña frase, y lo que yo me he complicado -¡Señor!- algunas veces, pues este medio a veces es tan impersonal, -digo esto de las letras y todo- que una coma mal puesta y zasss! fue mal entendido y a veces uno no tiene derecho de explicar el ¿por qué?.

A diferencia creo de los escritores como Monterroso, es que uno aprende a madurar con ellos, y a tomar las cosas de una forma más light o de plano comertelas tal y como vienen.

Un gustazo siempre tenerte por aquí.

Ciao.

EDS said...

Vos Filis, realmente te mandaste con este post, lástima que hasta ahora lo puedo leer. Para mi, que soy un fanático de los cuentos, Monterroso definitivamente es un punto de referencia ineludible.

Te felicito y muchas gracias por tu visita en mi blog.

Martín Bolívar said...

Gracias por dejar tu opinión a vos, je ;) La grandeza de escribir es superior a la de ser escritor. Monterroso, el grande entre los grandes.