June 25, 2009

Los Miserables -Victor Hugo-


Bajo el santo manto de la emoción escribo esta reseña. Pienso en estas obras maestras que permanecen con el tiempo, con las generaciones, con los eventos mundiales y nada las calla ni opaca. Un buen Dios existe que coloca una marca en la frente de estos benditos escritores. ¿O será el talento su propio anatema? Baudelaire en el prólogo de Narraciones Extraordinarias, hace pasar a Poe frente al concilio de los altos críticos y decía: ¡Eh ahí, un hombre marcado con la mala suerte en su frente, un desgraciado que parece que el ángel de la expiación ha azotado cruelmente un genio que vivió junto a almas inferiores y en una pequeña ranura de su perfección entró el diablo para su condena!

Radicales, aplastantes e irrefutables palabras decía el poeta de Las Flores del Mal, al referirse a la vida desgraciada que vivió Edgar Allan Poe. En fin. . . amados hermanos, no es el turno de Poe ahora, es el del mundo de Los Miserables engendrados no solo por la pluma sino por el alma del inmortal Victor Hugo.

La sociedad parece tener malos partos a veces, es decir, algunos seres son realmente malparidos, malcriados, su vida es la miseria. Las etiquetas que traen a este mundo son bajas y de mala calidad.

La pobreza es el peor de los demonios asentados en la tierra, ni en el infierno tiene un lugar -segun las bíblicas lenguas- solo un vivo e indefenso mortal y malparido de la sociedad (recordémoslo) puede pasar por esta etapa. La pobreza es capaz de convertir en ladrón al más pulcro de intenciones. Hago una pausa porque -- la ambición también convierte hombres en ladrones, asesinos y malditos hijos de puta-- Y así, es como Jean Valjean, el personaje principal se presenta en las primeras hojas.

El día menos pensando decía Fernado Picó¹, cualquiera puede estar en la cárcel, y los presidiarios quieren que sus historias se conozcan afuera, inocentes y culpables por igual. Para que los que han tenido la fortuna de no tener 'antecedentes penales' sepan que de ese submundo también salen personas que quieren la reintegración.

Eso pasó con Jean Valjean, él quería que la sociedad francesa lo recibiera normal, un pobre que deseaba trabajar, pagar su comida, vivir libre despues de 19 años de prisión. Pero aparte del pasaporte amarillo que lo condenaba como ex-presidiario, sus traumas eran más pesados y obvios a los ojos del lector compasivo. Vemos como tiene una lucha interna, aunque él no explica con detalles lo que sufrió bajo cadena pues en esos diecinueve años él se formó como hombre, toda una vida de aprendizaje en uno de los lugares más duros quizá de resistir.

Pero. . . ¿A qué sale Jean Valjean al mundo que le tiene el ojo puesto en cada movimiento? Él tiene una misión: reivindicar a los miserables, ser luz, guía y protector en otro submundo de inválidos y maljuzgados. Entonces sale lo mejor de él una genialidad que tienen solo los iniciados, una inteligencia que va de la mano con la bondad y la misericordia. Se comporta como los seres que ven más allá, que fueron dotados de un sentido extraordinario que también los condena porque viven para los demás. Ángeles protectores que son capaces de bajar al infierno o ver cosas celestiales y regresar a su lugar para continuar su visión.

Lo más interesante es la forma en que nos maneja el personaje, nos hace creer que hace las cosas por odio y lo peor de todo es que lo apoyamos, cuando sorpresivamente dá el giro y hace lo inesperado. El lector se mete a las cloacas de Paris, a embarrarse con la mierda, en solidaridad con Jean Valjean. A veces se nos pierde entre las páginas, nos manipula creyendo que se ha cedido el lugar a otros personajes cuando al final todos tienen que ver con él o lo encontrarán en el camino. De esos extraños lazos que la vida tiende a desconocidos. Victor Hugo, nos habla de la conciencia y le dá el nombre de Dios, esa voz que critica y reprende los malos actos. Extrañamente tambien esa conciencia sabotea sus períodos de felicidad, él mismo se entrega a sus verdugos cuando cree que ser feliz a ese nivel y hacer feliz a las demás personas no es mérito de un ex-presidiario.

Esto me recuerda que el ser humano es inherente al simbolismo, a los signos, que la sociedad a rebajado a 'etiquetas'; y la ley muchas veces expone al condenado, lo castiga y despues de cumplir el escarmiento sale a la libertad a ser nuevamente oprimido y reprobado por tener un pasaporte amarillo y ser existencialmente miserable.

He dicho!



¹Fernando Picó. El día menos pensado: historia de los presidiarios en Puerto Rico (1795-1993).
hace un recuento de las primeras carceles que asentadas en Puerto Rico, que coinciden brutalmente con la esclavitud. Aunque es muy breve es un buen repaso para entender ciertas instituciones carcelarias.


11 comments:

Roberto Wagner said...

Una excelente reseña digna de un libro inmortal como Los Miserables. A lo lejos creo poder oirlo también a Victor Hugo aplaudiendo.

El carácter existencialista de los personajes es lo que hace eso que decis que seamos los lectores los que acompañemos a Jean Valjean en cada momento de su ajetreada vida. Es como si las letras saltan del texto te atrapan y te jalan a esta fascinante historia.

Felicitaciones nuevamente Filistea y un afectuoso saludo.

Goathemala said...

Lo leí hace casi un año, el verano pasado: fue un goce.

Un abrazo.

chapintocables said...

Es un libro digno de toda biblioteca.

Nancy said...

Tanta solemnidad me obnubiló desde un principio, Filis.
Muy buena reseña.

Petoulqui said...

Estimada Filis:

Una vez más te has lucido, maestrísima.

La fuerza de tus palabras me alcanzó. Y una vez más reitero mi admiración porque contrario a mí, que soy un lector malísimo, vos sos una gran lectora.

Me han dado ganas de leer Los Miserables. Reseña más que exitosa.

Un abrazo, amiga.

Peto

alfarero. said...

Doña Brenndaaaaaa:

Pasaba por acá y me dieron ganas de recitar un poema al verla tan reflexiva por el contenido de la magistral obra de Victor Hugo: Los Miserables.

Despues de mi larga ausencia en la ciber vida, (Si, es que me hice de humo) y regresar con algunos excesos de resucitación, he llegado al anden de su jardín de nuevo, a ajeno a mi memoria, y por falta de no visitarla tan seguido, costumbre que se volvió costumbre, costumbre a vicio que no es lo mismo, le ruego amigocha me perdone por esta demora tan larga de no venirlos a ver.

Y bien, ya se me habían olvidados sus letras y su costumbre de decir cosas como la siguiente:

Hago una pausa porque -- la ambición también convierte hombres en ladrones, asesinos y malditos hijos de puta

Y me dije, como? como? como fue?

ah, y entonces recorde.

Estoy leyendo nada mas ni nada menos que a mi amiga Brennda.

Y claro esta que ya le había recomendado hace un par de siglos (el tiempo de la cibernia pues) que se acercara a leer a Victor Hugo, el océano de las letras dentro de la literatura.

Pero amiga mia, me ha decepcionado con esta reseña que encuentro como siempre no mas profunda, porque ademas se le olvido hacer un analisis del tiempo y del espacio, le falto ese analisis sobre los otros personajes de la obra, el analisis del policía que vivio toda su vida para perseguir a un justo, desde el punto de vista de una persona que creía poseer altos criterios ético - morales, superiores (self-righteous) con la autoridad que la sociedad y la estructura le había dado para imponer su visión de "justicia" aun cuando ésta al final fue reconocida como errada para enviarlo al suicidio; al comprender que todo ese castillo de valores morales superiores que eran las bases de su vida, no eran valían nada al reconocer que la vida la había malgastado para reducir su propio espiritu cuando se dió cuenta que la victima de su error era una persona con valores mas altos que los suyos.

Pero no le perdono amigocha que haya dejado a un lado el proposito del analisis de la etica moral del espacio en que se realizara la obra, porque el contenido social siempre es expuesto conjuntamente con el analisis filosófico que Victor Hugo expuso en su obra.

Asi es que nos debes otra reseña que profundice en esos asuntos amiga, y, por tanto una leída nueva para que salgan a luz esos personajes olvidados por sus letras.

eh!

Que ha pasado con la familia? como esta la beba? ya no molesta en la compu?

Dale saludos a Deiter, no he pasado por su foro, desconozco si aun existe, si es asi ya iré a excomulgarlos [yo también soy papa]

Abrazos Fraternos.

Alfarero.

Ps. Vendré pronto por la segunda parte de tu reseña.

el Kontra said...

Uff que buen post Filis. A mi lo que más me gusta de este libro es precisamente ese dilema moral que se le presenta a Javert por el final, siento que es uno de los momentos cumbres de la obra.

Estoy de acuerdo con alfarero en que hay varios temas para analisar a profundidad de esta gran obra, sin embargo disiento en que dicho análisis no puede quedar sujeto a uno ni dos posts; para analizar a profundidad una obra como esta (carne de mamut como decis) o se escribe un ensayo o se le dedica todo un bló.

Pero para un post, la reseña me parece excelente sin nada más ni nada menos.

Salutations Totalitations

jose lopez said...

Bienvenido Milian es el personaje que más me impresionó de esta trama, desde que era niño.

Pocas personas ven más allá dentro del otro, de lo que la mayoría quiere ver. Creo que nos da miedo encontrar en el otro más de lo que le hemos estereotipado.

Muchos Jean Vaijeanes caminan por allí.

Besos.

la-filistea said...

Roberto Wagner:
Gracias. Sí creo que al ser Jean Valjean el que encarna muchos personajes dentro de los momentos que le toca vivir es cuando como lector está a merced total de lo que él va haciendo. Es como si él tratara de reinvindicar su "pecado" haciendo el bien, aunque lo hace de corazón. Pero lo más me impresionó (y vuelvo a hacer énfasis) es como sabotea su felicidad.
Saludos.

Goathe:
Yo me lo acabo de leer y todavía ando con la emoción..
Abrazo!

Chapintocables:
Así es!

Nancy:
Fue algo así: cerrando la tapa y escribiendo al reseña. :o)

Petoulqui:
Si podés conseguir esta edición sería bueno. Es la que yo leí más de 600 páginas pero es lo mejor!! de lo mejor!!!
Saludos y gracias por pasar.

Wachala Alfarero:
Al fin dejas asomar tus ojos salvadoreños por estos lugares, que dice la tierra de los Beatles?
Hay muchas razones por las cuales me centré en el personaje principal, el libro es bueno ni hablar, de los demás personajes hablaré después, me imagino que irán saliendo como cuando hable de Hans Christian Andersen y por ahí aparecerá Fantina y la similitud que tiene con una mujer de uno de sus cuentos.

Cosette, podría estar bien comparándola con algunos de los niños en Angela's Ashes, Marius, Javert (que por cierto viene siendo la piedra en el zapato) se podría utilizar para hablar sobre un libro que tengo pendiente de leer de "etica y felicidad", por ahí vendran Alfarero.
Gracielas compadre por pasar, por acordarte de mis huesos guatemaltecos!!!
Estamos en contacto siempre de los siempres hasta la eternidad.

Kontra:
Yo por horas sentía que resucitaba Javert, no mucho le creía su suicidio, es que se nos aparecía (a Jean Valjean y a mí) en todas partes que yo hasta el último momento estuve pensando en que el final era que lo llevaran a la cárcel nuevamente de la mano de Javert, hubiera sido lo peor.. ¡Qué bueno que no fue así!

Una de las cosas que no hago es hablar de lo que conozco a medias y menos profundizar, así que si no tocaría por ahora los años específicos en los que desarrollo la obra Victor Hugo. Los versados en la historia francesa me darían una buena arrastrada. Creo que en algo estamos de acuerdo.

Abrazos!

Jose López:
Sabes? Bievenido me recordó todo el tiempo a Zócima de los Hermanos Karamazov, quizá no haya gran parecido pero no sé desde que empezé a leerlo me acordé que así empieza el libro de Dostoiveski, y he pensado que Bienvenido reecarna la caridad algo que el cristianismo debería de tener muy en cuenta o quizá toda la humanidad.

Abrazote!

CHC said...

Quien no ha leido los miserables, no ha disfrutado nada. Mi humilde opinion.

Un abrazo

Alfarero said...

Hola Brenda:

Si siempre te vengo a leer, paso seguido por tu blog, pero me encuentro que no te encuentras en casa.

:-)

De todos modos estoy esperando la segunda parte, y eso creo que no sucederá pronto, hasta que baje papachuz sus dedos para recordarte que te estamos esperando.

Abrazos.

Alfarero.